Amadeus sube el listón de preparación para la crisis del sector

La ampliación de capital parece prudente, sobre todo dado lo ventajoso de las condiciones

Amadeus sube el listón de preparación para la crisis del sector
AMADEUS

Preparacionistas es un término ligeramente peyorativo que se atribuye a los supervivencialistas que cavan búnkeres subterráneos en espera del apocalipsis. Dada la actual perspectiva del día del juicio final para los volúmenes de tráfico aéreo, la preparación del balance de Amadeus debería inspirar envidia en lugar de ridículo. El acuerdo para recaudar 1.500 millones de euros en fondos de emergencia parece prudente, sobre todo teniendo en cuenta las ventajosas condiciones financieras que ha conseguido el consejero delegado, Luis Maroto.

La empresa, que vende software de reserva online a compañías aéreas y agencias de viajes, recaudará 750 millones de euros en nuevos fondos propios y lo mismo en deuda convertible para reforzar su balance. Ante un entorno en el que solo pueden realizarse los viajes más esenciales, parece inevitable una generalizada ampliación de capital en el sector de los viajes. Las reservas mundiales, que a finales de febrero se habían reducido en un 40% con respecto a 2019, han disminuido en espiral hasta alcanzar las cuatro quintas partes la semana pasada.

Después de pagar unos 1.200 millones de euros en préstamos que vencen este año, Maroto debería tener alrededor de 2.900 millones de euros en efectivo y crédito neto, según los analistas de UBS. Eso es suficiente para acompañar al año hasta la puerta, incluso si acaba ocurriendo lo peor. Amadeus dijo el viernes que la emisión se basa en parte en un “caso de estrés” suponiendo una contracción del tráfico aéreo del 64% interanual para 2020, o casi el doble de la disminución actualmente prevista por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

Al abrir el grifo del mercado antes de que se materialice cualquier “caso de estrés”, Maroto se ha asegurado de que los términos sean más razonables que punitivos. Es cierto que las acciones ya han caído más de dos quintas partes este año. Pero la colocación de acciones, que representa menos del 5% del capital social existente, se ha valorado con un fuerte descuento del 6% con respecto al precio de cierre del jueves.

Las obligaciones convertibles que pagan un modesto cupón del 1,5% hasta 2025 dan un nuevo motivo de esperanza: solo pueden convertirse en acciones a 54,60 euros por acción, es decir, dos quintos por encima del precio de colocación. Esto significa que los inversores de Maroto se enfrentan a una dilución mínima, y solo entonces si las acciones rebotan más cerca de los niveles anteriores a la crisis.

Luego está el brillo añadido de parecer sensato frente a sus pares. Sabre Corporation, rival estadounidense con una capitalización de 1.200 millones de dólares, se ha limitado a suspender su programa de recompra de acciones y ha anunciado ahorros adicionales.

La caída del 1,5% del precio de las acciones de Amadeus al inicio de la sesión del viernes [acabó cayendo un 0,5%] la dejaba cotizando por encima del precio de la ampliación. Los inversores que ya están preparados para una catástrofe financiera pueden permitirse un cauteloso optimismo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías