Una avalancha de empresas se suma a la banca en los recortes de dividendo

Las entidades británicas paralizan los pagos tras pedirlo el regulador y muchas compañías reducen el salario o los bonus de los directivos

Recortes dividendos Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Los inversores siguen penalizando la cancelación de dividendos de empresas de todos los sectores, aunque encabezada por el financiero, después de que el Banco Central Europeo lo recomendara el pasado viernes. Prueba de ello fueron las caídas en el parqué londinense después de que Barclays, HSBC, Lloyds, Royal Bank of Scotland y Standard Chartered tomaron esta decisión después de que la Autoridad de Regulación Prudencial (PRA, por sus siglas en inglés) del Banco de Inglaterra pidiera la cancelación de los dividendos y de los programas de recompra de acciones ordinarias hasta finales de año, así como la cancelación de los bonus a directivos.

A estas entidades se sumó la francesa Société Générale, que cancela la retribución correspondiente a 2019, aunque señaló en un comunicado que la petición del BCE es incompatible con la legislación francesa, que estipula que el pago del dividendo anual debe hacerse antes del 30 de septiembre. En los próximos días se verán nuevos movimientos en el sector pues el presidente del Consejo de Supervisión del BCE, Andrea Enria, avisó ayer de que la institución empleará las medidas legales a su disposición para obligar a los bancos a cumplir sus directrices.

A la banca se han sumado empresas de numerosos sectores en los últimos día. Gigantes de la Bolsa española como Aena, Inditex, Repsol, Amadeus o Coca-Cola European Partners y valores más pequeños como Fluidra, Atresmedia o Naturhouse han comunicado que ponen en suspenso sus dividendos o cancelan la recompra de acciones, además de recortar el salario o los bonus a sus directivos.

Iberdrola celebra hoy su junta en la que se votará la aplicación del resultado y la distribución del dividendo con cargo a 2019 (0,232 euros por acción como complementario), mientras que Telefónica ya ha anunciado que mantendrá el pago para 2020.

En el resto del Viejo Continente, compañías de todo tipo han tomado medidas para preservar el capital y el flujo de caja. Son los casos del desarrollador inmobiliario Berkeley Group, las automovilísticas Continental, Renault, Daimler y Michelin, la aerolínea Lufthansa, las hoteleras Intercontinental Hotels o Accor, la empresa de textil H&M, la multinacional británica de distribución Marks & Spencer o la tecnológica Philips.

Los analistas de Barclays consideran que el impacto negativo que la crisis económica derivada del coronavirus tendrá sobre los dividendos será similar al que tuvo la recesión de 2008, cuando el 60% de las compañías recortaron sus pagos a los accionistas.

No obstante, afirman que será más breve pues las cuentas están más saneadas. En la actualidad y tras los anuncios de numerosas firmas, Barclays apunta a que los dividendos que están más en riesgo son los del sector bancario, energético, turístico, aeroespacial e inmobiliario.

Desde Barclays, aunque indican que estos recortes también afectarán a los pagos correspondientes a 2020 y probablemente a los de 2021, subrayan que el impacto será menor de lo que el mercado está descontando en la actualidad.

El Gobierno facilita estos cambios

Juntas convocadas y sin convocar. El Gobierno permitirá a las cotizadas que, aunque ya hayan formulado sus cuentas, convoquen su junta en los próximos días, “sustituir la propuesta de aplicación del resultado contenida en la memoria”, según consta en el real decreto publicado ayer. A las que ya hubieran convocado su junta con anterioridad a la entrada en vigor de la normativa, permite al órgano de administración de la empresa retirar del orden del día la propuesta de aplicación de resultado, que deberá llevarse a una junta posterior.

Normas
Entra en El País para participar