La pandemia dejará caídas de beneficios en Europa de hasta el 45%

Las valoraciones aún no se han ajustado del todo al nuevo entorno. Solo la efectividad de los estímulos evitará un daño como el de Lehman

Stoxx Europa Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La pandemia del coronavirus ha hecho trizas todas las previsiones de beneficios empresariales para este año. Las compañías, paralizadas en su gran parte, no cuentan por el momento con las referencias suficientes como para elaborar unas estimaciones nuevas, necesariamente a la baja. Sin que se sepa la duración y la magnitud del daño que hará la pandemia, la falta de visibilidad en los negocios, como en la vida diaria, es total.

La única certeza es que el impacto económico va a ser tan elevado o más que el de la crisis de Lehman, aunque su prolongación en el tiempo pueda ser inferior, y que los resultados empresariales este año van a caer a plomo. Con más intensidad en Europa que en EE UU, según apuntan los analistas, que advierten del carácter más cíclico de las compañías europeas y de la menor presencia en su tejido empresarial de compañías tecnológicas, en el grupo de las que podrían salir menos damnificadas.

En Goldman Sachs auguran que 2020 dejará el mayor descenso del beneficio por acción para las compañías de índice Stoxx 600 en las últimas décadas, del 45%. Mayor incluso que el de la crisis de Lehman, que dejó un retroceso del 27%. Para las compañías del S&P 500, prevé también un duro golpe aunque inferior, con un retroceso anual del 33%. Las valoraciones del consenso de mercado no están sin embargo descontando ese escenario y, mientras llega la avalancha de revisiones a la baja, el ajuste hacia la nueva realidad de las cuentas empresariales aún deja margen para más caídas bursátiles. “Es posible, y es solo una estimación, que hayamos alcanzado ya el 70% o el 80% de la caída, pero debería haber aun algo más de dolor en los mercados”, señala Dave Lafferty, estratega jefe de mercados de Natixis Investment Managers”.

Desde Macroyield consideran que pese al demoledor impacto de la pandemia y a pesar de que ni las propias compañías se atreven a presentar estimaciones, podría evitarse el escenario de la crisis de 2008 gracias a los importantes paquetes de estímulos de los gobiernos y los bancos centrales, de una magnitud sin precedentes. Así, considera que el descenso en las previsiones de beneficios de las compañías del Eurostoxx podría rondar este año el 24% y quedar en un nivel promedio de los peores años de recortes de previsiones, aunque sin alcanzar la magnitud de lo sucedido en 2009. Para las compañías del S&P, esa caída podría alcanzar este año el 16%.

En UBS advierten que la recesión hundirá temporalmente los beneficios empresariales, con un retroceso de entre el 20% y el 30% en 2020 que se recuperaría en gran parte en 2021. Para ese año, de hecho, en Goldman Sachs apuntan a un repunte en los beneficios del Stoxx 600 del 50%.

120.000 millones menos de beneficios para la banca

Las previsiones más recientes de impacto de la pandemia se van quedando viejas a medida que la enfermedad avanza. Si el 10 de marzo Goldman Sachs recortaba en 30.000 millones su previsión de beneficios para la banca europea de 2020 a 2023, amplió ayer esa rebaja en 120.000 millones de euros más para el mismo período. En concreto, prevé una rebaja adicional de los beneficios del sector de 55.000 millones de euros este año. La rentabilidad quedará por los suelos y el ROTE caerá al 3% en este ejercicio, para recuperarse después a una horquilla de entre el 6% y el 9% de 2021 a 2023. Aun así, mantiene su recomendación de compra para líderes nacionales como Santander, BBVA, UBS o Unicredit.

Normas
Entra en El País para participar