Los hospitales privados piden al Gobierno una inyección directa para enfrentarse al Covid-19

Solicitan reducción de impuestos y acceso a líneas de crédito por la paralización de las consultas no urgentes

Reclaman subvenciones para la compra de material por el alza de precios

Los hospitales privados piden al Gobierno una inyección directa para enfrentarse al Covid-19

Los hospitales privados lanzan un mensaje de socorro al Gobierno. La patronal pide ayudas directas a los centros que están participando en la lucha contra el Covid-19, debido a que estas empresas han tenido que paralizar el 80% de las consultas, habitualmente sufragadas por las aseguradoras, y por tanto están en riesgo de quiebra. Estas compañías solicitan a su vez exenciones y aplazamientos en impuestos y cuotas a la Seguridad Social en un decálogo de medidas dado a conocer este lunes.

Desde la patronal ASPE se asevera que en este momento se mantienen el 100% de las estructuras en funcionamiento, pero sin actividad principales, ya que están paralizadas y no aportan ingresos, "lo que puede originar repercusiones en su sostenimiento presente y futuro en muchos casos".

Los hospitales privados explican que el Gobierno ha ordenado la desprogramación de toda actividad sanitaria no urgente-preferente, reduciéndose un 80% aproximadamente, poniendo a disposición de las consejerías de Sanidad los recursos del sector en todos los puntos de España y muy especialmente en las zonas de mayor propagación del Covid-19, donde los hospitales privados funcionan de forma integrada con las redes públicas. El ámbito sanitario privado se encuentra tratando al 19% de los hospitalizados y al 10% de los casos en UCI, según sus datos. ASPE, que representa a más del 80% de los hospitales privados de España (468) y hasta 925 centros no hospitalarios o sin internamiento.

"Ante esta dramática situación, ha solicitado al Gobierno a través del ministerio de Industria medidas urgentes destinadas a poder hacer frente al enorme desgaste en recursos, sin recibir ni plantear en ningún momento contraprestación alguna, para hacer frente al mantenimiento de la actividad en un sector estratégico clave para luchar contra la pandemia por Covid-19", apuntan las empresas en un comunicado.

En el decálogo de medidas solicitadas al Gobierno, la sanidad privada incluye "ayudas directas a centros implicados en la atención a pacientes con coronavirus". Igualmente solicita subvenciones para compras por el aumento elevado de los precios de material sanitario como mascarillas, guantes, batas y algunos medicamentos.

Además, en lo que se refiere a impuestos, reclama exención de las cuotas de las Seguridad Social, exención del pago de impuestos y retenciones del IRPF de los trabajadores y diferentes bonificaciones en otros impuestos. 

Solicita también acceso a líneas de financiación gratuita y a líneas de avales establecidas por el Ejecutivo, líneas ICO de financiación de circulante, líneas de liquidez por parte de los bancos avaladas por el Estado para afrontar pagos al contado que exigen los proveedores sanitarios (por ejemplo, material de protección) y créditos blandos por inversión en material imprescindible en esta lucha frente al coronavirus. También, con el fin de asegurar que llega el crédito al sector, pide acceso a una línea de financiación específica, por importe del 75% de la facturación del sector hospitalario durante dos meses.

A Hacienda también se le reclama la reducción del IVA sanitario a tipo superreducido para facilitar la adquisición de compras de materiales y equipos para la atención sanitaria.

Por último, la patronal pide que los centros con conciertos públicos, que cobran una parte fija del contrato, sigan percibiendo esta parte y no se regularice y asimismo haya periodos de pago no mayores a 60 días por las aseguradoras y por el Estado.

"Abogamos por el mantenimiento del empleo y de la plena capacidad productiva en la lucha contra el Covid-19 y necesitamos medidas urgentes que permitan la viabilidad financiera de los hospitales y clínicas privadas ante una grave crisis de liquidez, poniendo en peligro la continuidad de muchos hospitales”, asevera Carlos Rus, presidente de ASPE. "La fidelidad y voluntad colaboradora del sector de la sanidad privada con el Gobierno y las Comunidades Autónomas ha sido siempre máxima. En este momento de grave crisis sanitaria queda fuera de toda duda la colaboración máxima con el sistema sanitario público, desde antes incluso de ser declarado el estado de alarma", señalan desde la patronal.

Normas
Entra en El País para participar