COVID-19: un virus que también es informático para el autónomo

Muchos autónomos se han visto obligados a prestar sus servicios desde casa, debido al confinamiento a causa del coronavirus. En estos casos, la amenaza puede venir desde el ámbito online y la ciberdelincuencia.

autónomos ciberataques coronavirus

La crisis sanitaria del coronavirus aumenta la ciberdelincuencia. Un estudio de la Universidad Oberta de Cataluña alerta de que los ciberdelincuentes pueden aprovechar la crisis de la COVID-19 para atacar los ordenadores, tabletas o teléfonos móviles y robar datos sensibles o personales. Muchos profesionales independientes se han visto obligados a continuar sus trabajos desde casa, donde la ciberprotección es menor. Es por eso que hay que tomar ciertas precauciones.

Los investigadores David Megías y Helena Rifà, de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), recuerdan que no es el mismo el grado de riesgo de hacer un uso lúdico de un teléfono móvil al de trabajar con datos sensibles de una empresa en un ordenador que en casa.

En ese sentido ponen de manifiesto que el confinamiento es una óptima oportunidad para aprender buenas prácticas para navegar de forma más segura. Para evitar los riesgos plantean necesario consultar portales de organismos oficiales que facilitan información detallada en materia de ciberseguridad. Algunos de esos portales son la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI), adscrita a la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, que dispone de información práctica sobre cómo navegar con protección.

Prácticas maliciosas

Por otro lado, recuerdan la necesidad de contar con contraseñas seguras no solo para acceder a los correos o aplicaciones sensibles como las bancarias, sino también para cuando las claves se establecen por defecto como es el caso en las conexiones wifi.

Alertan también de la existencia de prácticas maliciosas, como el phishing o la suplantación de identidad. Además del ransomware o software de secuestro, a través del cual los usuarios reciben un mensaje malicioso. Simplemente por hacer clic en él, se abre la puerta a la descarga de un programa que inutiliza el ordenador, lo que impide a los profesionales acceder a su información.

Los expertos piden a los usuarios que sospechen de aquellos correos electrónicos cuyos remitentes desconozcan. Para ello, señalan que una de las mejores maneras de asegurarse de ello es “revisar si los dominios de las direcciones de correo son los habituales”.

Por último, recuerdan que en casa se deben evitar hacer copias innecesarias de datos sensibles de la compañía para evitar que estos caigan en manos indeseadas.

Normas
Entra en El País para participar