S&P prevé una caída del PIB español del 2,1% este año y un rebote al 3,1% en 2021

La agencia de rating asume que el impacto del coronavirus en el empleo será más persistente con un alza del paro hasta el 15,6% el próximo año, desde el 14% de 2019

Una mujer protegida con una mascarilla camina por una calle vacía.
Una mujer protegida con una mascarilla camina por una calle vacía.

El impacto de la pandemia de coronavirus Covid-19 en la economía española será duro pero transitorio, expone este jueves la agencia de calificación de riesgos S&P, coincidiendo con la valoración que hizo el miércoles el Banco de España, pero poniendo cifras concretas a la factura y alertando de que el golpe sobre el empleo será más persistente que en el PIB.

En concreto, la firma estima que la economía española sufrirá una contracción del 2,1% durante 2020, tras crecer un 2% en 2019, para rebotar con fuerza luego, un 3,1%, en 2021, y recuperar la senda prevista antes de la pandmeia, con avances del 1,7% y el 1,6% en 2022 y 2023, respectivamente.

En el caso del empleo, sin embargo, S&P avanza que el daño será más duradero, elevando la tasa de desempleo del 14,1% de 2019 al 14,7% este año par alcanzar el 15,6% en 2021. La reducción a partir de entonces sería muy gradual, al 15,2% en 2022 y el 15% en 2023.

Estos cálculos, en todo caso, se basan en la premisa de que el impacto del virus se concetrará en un par de meses de 2020, lo que provocaría una recesión del 2% en la eurozona. Sin embargo, la agencia advierte de que si la pandemia se alarga un par de meses mas, la caída del PIB comunitario sería mayor, del 10%, y consecuentemente también sería más dura la factura para España.

"El tamaño y tipo de política y respuestas que tomen ahora los países son claves para evitar daños económicos permanentes más adelante", exponen los expertos de S&P que pide medidas "rápidas y audaces" para evitar una erosión permanente en las economías europeas.

De momento, constata, los distintos países han puesto en marcha "una avalancha" de impulsos fiscales "sin precedentes", así como una batería de apoyos monetarias, asistencia a los trabajadores afectados y medidas de estímulo que faciliten la recuperación. Su efectividad y el calado de la crisis, están por ver.

Comparativamente, el golpe previsto sobre el PIB español será el segundo más elevado de la zona euro y Reino Unido, solo por detrás de Italia (-2,6%). A partir de ahí, Reino Unido y Alemania sufrirían un retroceso del 1,9%; Suiza, uno del 1,8%; Francia y Bélgica del 1,7%, y Holanda, del 1,6%.

Normas
Entra en El País para participar