La confianza empresarial en Alemania cae a niveles de 2009

El coronavirus provoca la mayor caída desde 1991 en el índice empresarial alemán; el país prepara un plan de 40.000 millones para autónomos y pymes

Camiones en un atasco en la autopista A4 cerca de Bautzen, Alemania, próxima a la frontera con Polonia. Las fronteras de la UE cerrarán a terceros países durante 30 días por el Covid-19.
Camiones en un atasco en la autopista A4 cerca de Bautzen, Alemania, próxima a la frontera con Polonia. Las fronteras de la UE cerrarán a terceros países durante 30 días por el Covid-19. Efe

La confianza empresarial en Alemania ha caído a pique en marzo y se sitúa en el mínimo desde agosto de 2009, tras sufrir la mayor bajada desde 1991 por el coronavirus, lo que indica que "la economía alemana se precipita a la recesión", señala el Instituto de Investigación Económica alemán (Ifo). El país germano, según medios locales, está considerando levantar el pedal del déficit cero y prepara un paquete de estímulos de al menos 40.000 millones de euros para autónomos y pymes.

Por primera vez en 70 años de historia, el Ifo adelantó la presentación de datos de su indicador de confianza empresarial, una de las piedras de toque de las constantes vitales de la economía alemana. El índice cayó en marzo hasta los 87,7 puntos desde los 96 de febrero. La encuesta fue realizada entre el 2 y el 18 de marzo. De acuerdo con el Instituto, las expectativas de las empresas para los próximos seis meses han empeorado como nunca hasta ahora, al mismo tiempo que la valoración de la situación actual también ha empeorado considerablemente.

Clemens Fuest, presidente de Ifo, ha advertido de que "la economía alemana se precipita a la recesión". Esta encuesta preliminar se basa en el 90% del número total de respuestas que es habitual. "Nunca en la historia de la Alemania reunificada había caído tanto", y se produjo porque la caída de las expectativas "fue la más escarpada en 70 años de encuestas empresariales", si bien el retroceso de la valoración de la situación actual fue menos pronunciado, dijo el Ifo.

"La confianza empresarial bajó en todos los sectores empresariales, en algunos casos considerablemente", añade el Ifo. Muchas empresas han anunciado planes para reducir la producción y han moderado sus planes de exportaciones. En el sector servicios, la confianza empresarial ha visto la mayor caída desde que comenzaron a recopilarse datos en este sector en 2005. En el sector manufacturero, de gran importancia para el país germano, la estadística se desplomó a su nivel mínimo desde agosto de 2009.

Igual colapso ha sufrido el comercio, y las expectativas se han desplomado hasta el mínimo desde la Unificación alemana, al mismo tiempo que las empresas han revisado notablemente a la baja la valoración de su situación actual. La evolución negativa ha sido similar tanto para las empresas del sector mayorista como del minorista.

40.000 millones para autónomos y pymes

El Gobierno alemán está ultimando un fondo de rescate para autónomos y pequeños empresarios con hasta diez empleados dotado con 40.000 millones de euros para ayudarles con las pérdidas provocadas por el Covid-19. El periódico Der Spiegel avanzó este jueves que 10.000 millones estarán disponibles en ayudas directas y que los restantes serán créditos en buenas condiciones. El ministro de Economía, Peter Altmaier, aseguró en declaraciones a una radio alemana que el Ejecutivo pretende aprobar este plan la próxima semana para "ayudar a quienes lo necesitan urgentemente". De esta forma, autónomos y pymes podrán acceder a los fondos especiales con urgencia y sin burocracia. Otros medios alemanes informan de que el volumen del paraguas de rescate podría ascender a 50.000 millones de euros.

Según Der Spiegel, este "fondo de solidaridad" se estructurará legalmente como una entidad con capacidad para endeudarse aprovechando la excelente calidad crediticia del Gobierno germano. Esto significa, en la práctica, que el Gobierno alemán se desvía de su política del déficit cero. La canciller Angela Merkel ya había apuntado recientemente que la prioridad era atajar la crisis sanitaria y economía y que la estabilidad presupuestaria había pasado a un segundo plano.

Para ello, Alemania estudia emplear la exención por razones de emergencia en el freno de la deuda, reconocido en la Constitución del país, indica el periódico Handelsblatt. Por este mecanismo, se prohíbe todo incremento de la deuda pública superior al 0,35% del PIB nominal. De esta forma, el Ejecutivo germano gana margen de maniobra para actuar durante la crisis del Covid-19.

Austria: 49.000 parados en dos días

El bloqueo de la actividad económica por la alarma sanitaria también pasa factura a Austria. El número de parados registrados en el Servicio del Mercado Laboral aumentó en casi 49.000 personas entre el domingo por la noche y el martes, según ha indicado Johannes Kopf, director del servicio público de empleo.

Para combatir el repunte de paro, el gobierno ha lanzado un plan económico por el que el Estado se hace cargo de entre el 80% y el 90% de los salarios, dependiendo del tramo de ingresos, y de la seguridad social.

Normas
Entra en El País para participar