Supervisión

Francia, Italia y Bélgica siguen a España y vetan a los bajistas hasta tres meses

Los supervisores quieren evitar el caos en el mercado y expulsar a los fondos oportunistas

El presidente francés Emmanuel Macron.
El presidente francés Emmanuel Macron. AP

Les han declarado la guerra. Los supervisores de los mercados europeos están interviniendo en las Bolsas para frenar los movimientos especulativos desatados por el coronavirus. La CNMV fue la primera en lanzarse, con una prohibición para 69 valores en la sesión del viernes 13, después de que el jueves el Ibex sufriera la mayor caída de su historia, con un descenso del 14%. El lunes tras el cierre del mercado amplió la prohibición a todos los valores y también su duración. El escudo estará activo un mes, hasta el 17 de abril incluido, y se puede ampliar cada tres meses. También están prohibidas las posiciones bajistas sobre índices.

Pues bien, de manera alineada, los supervisores italiano, francés y belga han comunicado en la noche del martes 17 que también prohíben las posiciones bajistas en sus respectivos mercados más allá de un día, como habían hecho hasta ahora.

La AMF (Autorité des Marches Financiers), el equivalente galo a la CNMV, señala que toma la decisión "a la luz del brote del coronavirus y sus consecuencias en la economía y el mercado financiero". A diferencia de lo que hizo el martes, cuando estaban a resguardo 92 compañías, el blindaje ahora, como en España, será para todas las empresas cotizadas y durará un mes.

La Consob (Commissione Nazionale per le Società e la Borsa) italiana quiere dar incluso más tiempo al mercado y declara que las posiciones cortas serán perseguidas por tres meses.  Con dos objetivos. "Por una parte, contener la volatilidad de los mercados financieros y, por otra, a reforzar la transparencia de las participaciones en las empresas italianas que cotizan en la Bolsa", señala.

Además, el supervisor italiano añade una medida extra. Los inversores deberán comunicar las participaciones que superen el 1% del capital en 48 empresas con una capitalización de más de con más de 500 millones de euros. En España, el umbral es del 3%, salvo para aquellos inversores con sede en paraíso fiscal, donde el límite baja al 1%.

El vigilante de los mercados belga, FSMA (Financial Services and Markets Authorit), también veta por un mes las posiciones cortas. Aduce que la pandemia "está teniendo graves efectos adversos en la economía real y en los mercados financieros de la Unión" y que desde el 20 de febrero de 2020 las Bolsas se han hundido más del 30% y todos los sectores y tipos de emisores se han visto afectados por graves caídas de los precios de las acciones. La FSMA añade que ha detectado presión bajista adicional por parte de algunos inversores.

Este miércoles Grecia se ha sumado a la lista de países que vetan las posiciones cortas sobre acciones. El regulador griego mantendrá activa la prohibición hasta el 24 de abril con el objetivo de pausar la volatilidad del mercado en las últimas sesiones, que ha llevado al selectivo griego a perder cerca de la mitad de su valor.

El coordinador europeo de las comisiones de valores, Esma, siempre debe ser informado de una decisión de este tipo. La UE creó en 2012 un reglamento para regular las eventuales prohibiciones de posiciones cortas, que se pueden activar en circunstancias excepcionales como la actual. El martes, Esma bendijo la medida adoptada por el organismo que preside Sebastián Albella. Es de esperar que haga lo mismo con las decisiones de sus colegas belga, francés e italiano.  

Normas
Entra en El País para participar