Distribución

Los trabajadores de El Corte Inglés, H&M o Inditex mantienen sus condiciones a la espera de ajustes

Los empleados de las tiendas cerradas han estado, de momento, con licencias retribuidas

Una tienda de Zara en Madrid, cerrada por el estado de alarma.
Una tienda de Zara en Madrid, cerrada por el estado de alarma.

El cierre de los establecimientos no dedicados a la alimentación promete hacer un importante agujero al sector del comercio minorista. El textil, uno de los que mayor capilaridad comercial tiene, ya sufre sus efectos y algunos de sus principales operadores no han tardado en aplicar ajustes temporales de empleo.

Bimba y Lola, Adolfo Domínguez y Liwe, propietaria de las tiendas Inside, fueron ayer las últimas empresas en aplicar sendos ERTE. La primera a todo su personal de tienda en España, más de 800 trabajadores. La segunda, al 61% de su plantilla, 728 personas, todas en España. “La protección de nuestros clientes y profesionales es nuestra máxima prioridad. Reforzamos áreas que nos permiten ser lo más rentables posible hasta que podamos reabrir nuestras tiendas y volver a la actividad habitual”, explicó el director general de la firma, Antonio Puente.

El ERTE de Liwe, por su parte, afecta a 1.900 trabajadores, lo que supone el 94% de su plantilla en el país, después de cerrar todas sus tiendas en España, Italia, Portugal y Grecia. Ambas se unen de esta forma a Tendam, dueña de Cortefiel, que aplicó una medida similar para 7.000 empleados.

El resto de las grandes compañías del sector, por el momento, espera el desarrollo de los acontecimientos, tanto en materia laboral como en el desarrollo del actual estado de emergencia.

La duración de las medidas restrictivas definirá ajustes laborales que pueden superar los 100.000 trabajadores. En esa circunstancia está Inditex, con más de 25.000 empleados de tienda en sus casas. Estos continúan percibiendo su salario íntegro a través de licencias retribuidas. El mensaje que ha lanzado la empresa es que no iba a suponer ningún perjuicio a la plantilla, como confirman fuentes sindicales, y por el momento la empresa no ha trasladado a los representantes de los trabajadores su intención de tomar medidas. Al menos, por ahora.

“El mensaje que ha lanzado la empresa es de tranquilidad”, explican desde el sindicato CC OO, que cuentan con que el pago del sueldo íntegro alcance al menos a todo el mes de marzo, dada la solvencia financiera del grupo. Este es, precisamente, un argumento que se esgrime desde CGT, sindicato mayoritario de Zara en la Comunidad de Madrid. “Esperamos que no apliquen un ERTE porque Inditex tiene pulmón para aguantar”, explica uno de sus portavoces. La empresa prefirió no hacer comentarios. Esta presenta hoy sus resultados de 2019 y está previsto que su presidente, Pablo Isla, valore por primera vez el impacto del coronavirus en Inditex, con la cuestión laboral entre los temas que deberá tratar.

En una situación similar se encuentra su gran rival en el negocio textil, la sueca H&M. Esta emplea a unas 6.000 personas en España, y como adelantó el viernes, ha decidido “garantizar los salarios de todos los empleados mientras se mantenga el cierre temporal de nuestras tiendas”. Por el momento, según confirman fuentes de la representación sindical, esta no había recibido ayer notificación de la empresa anunciando otro tipo de medidas, un escenario que en todo caso tampoco se descarta que acabe ocurriendo.

Una situación particular es la que tiene El Corte Inglés. El grupo de distribución mantiene abiertos los espacios dedicados a la alimentación en sus grandes almacenes y los supermercados Supercor. Sin embargo, decenas de miles de trabajadores de tienda están ahora mismo en casa, y desde ayer los que trabajan en obras. Por el momento, El Corte Inglés, que acaba de firmar una nueva estructura financiera, mantiene el 100% de su salario a través de permisos retribuidos. La empresa no había abordado ayer ajustes como un ERTE con los representantes de los trabajadores, aunque desde el sindicato Fasga explican que, si el estado de alarma se prolonga durante más tiempo, estos acabarán llegando. Desde la empresa se indica que, en estos momentos, no se trabaja en esta cuestión.

Mango es otra de las empresas que el pasado viernes, antes de decretarse el estado de emergencia, cerró todas sus tiendas y ha enviado a casa a todo su personal, alrededor de 6.000 personas. Por el momento tampoco ha comunicado la ejecución de un ERTE por esta situación.

Normas
Entra en El País para participar