Cierre masivo de hoteles por el desplome de la demanda

Meliá clausura 59 inmuebles, Iberostar ultima una suspensión temporal para sus 34.000 empleados y RIU inicia un ajuste escalonado en sus 100 activos

Fachada del hotel Gran Meliá Fenix, uno de los establecimientos cerrados.
Fachada del hotel Gran Meliá Fenix, uno de los establecimientos cerrados.

El coronavirus se ha llevado por delante toda la estrategia de las grandes cadenas hoteleras españolas para la temporada alta, que suele arrancar en la Semana Santa. Si los hoteles tenían que estar ahora preparando los detalles operativos y la contratación del personal para dentro de dos semanas y media, en realidad están activando cierres masivos y ultiman expedientes de regulación de empleo temporales para sus trabajadores ante la tormenta perfecta que ha supuesto el hundimiento de la demanda, el cierre de fronteras y la estigmatización de España y los grandes destinos europeos entre los turistas internacionales por convertirse en el actual epicentro de la crisis sanitaria.

El ajuste más importante lo ha anunciado Meliá, que va a cerrar 59 hoteles, lo que supone un 15% de los 385 que tiene en todo el mundo, hasta el 31 de marzo. De esos alojamientos, 45 están en España y la autonomía más afectada es Andalucía, con trece inmuebles, de los cuales cuatro se sitúan en Málaga, tres en Granada, tres en Cádiz, dos en Sevilla y uno en Córdoba. En segundo lugar aparece Madrid, con 11 alojamientos y actividad cero, ya que más de la mitad de los infectados por el virus en España se localizan allí. Cerca también figura Cataluña, con nueve hoteles (cinco en Barcelona, otros dos en Cambrils y Girona y otros dos en las estaciones invernales de Vielha y Baqueira Beret) y ya a cierta distancia Mallorca, con cuatro alojamientos.

Meliá remarca que "el cierre aplica inicialmente hasta el 31 de marzo” y avisa de que se irá revisando de forma regular y estará sujeto a cambios. En paralelo a este cierre de hoteles, Meliá ya ha activado una rebaja de jornada y sueldo del 50% para el personal en España (oficinas y hoteles) durante dos meses, aunque en el caso de los hoteles solo se aplica a los directores y ha despedido a 230 trabajadores. UGT y CC OO remitieron ayer un comunicado conjunto en el que solicitaban la readmisión de esos trabajadores y que sean incorporados en el Expediente de Regulacion Temporal de Empleo (ERTE) que aseguran que la compañía va a a presentar en las próximas semanas.

En esa línea, Iberostar procederá al cierre temporal de sus 38 hoteles en España (un tercio de los 120 inmuebles que tiene en todo el mundo), una medida que “previsiblemente” extenderá en breve a otros países, lo que conllevará una “suspensión temporal de la actividad” que afectará a sus 34.000 empleados. “Se está trabajando en permanente comunicación y coordinación con la esperanza de retomar cuanto antes la actividad habitual. Iberostar es una empresa resiliente que superará estas circunstancias y saldrá fortalecida”, asegura la consejera delegada de Iberostar, Sabina Fluxá.

La cadena balear RIU también prepara a partir de hoy un cierre prácticamente total de sus hoteles (cuenta con 100 inmuebles en 19 países diferentes), pero lo hará de una forma escalonada para prestar servicio a sus clientes. La estrategia parte, según fuentes de la compañía, del principio de que en aquellas localizaciones en los que la empresa tenga más de un inmueble, se deje al menos uno abierto para poder atender de forma correcta la repatriación de sus clientes. “Hay algunos que se buscan la vida y logran salir por su cuenta, pero hay otros que dependen del turoperador que les ha vendido el billete e incluso tienen que esperar a consumir todos sus días de vacaciones, aunque sea confinados, para que les autorice la salida”, remarcan estas mismas fuentes, que confirman que se procederá a un ajuste generalizado de empleo, aunque el impacto será menos lesivo que en otras hoteleras.

Esto se debe, en su opinión, a que al concentrar propiedad y gestión de los activos, algo poco usual en la actualidad, la figura de los ERTES ha sido utilizada de forma generalizada para las reformas de los grandes hoteles que dispone, con una media de 400 a 500 habitaciones. “Algunos se irán de vacaciones, otros se les suspenderá el empleo y a los fijos discontínuos se les llamará cuando se reanude la actividad”.

Otra hotelera que ha tenido que adaptarse al nuevo escenario ha sido el grupo Piñero, con 27 hoteles y 14.000 habitaciones, lo que le sitúa entre los 100 mayores grupos hoteleros del mundo. En primer lugar, su operador Soltour ha suspendido su operación en vuelos nacionales, a Europa y a Cancún tanto desde España como desde Portugal hasta el 1 de abril. El veto del gobierno de República Dominicana a los viajeros desde España le ha obligado a extender esa suspensión hasta el 16 de abril para las llegadas a ese país. Esta última fecha es también la prevista para la recuperación de la actividad en Coming2, la firma dedicada a la hospitalidad y las excursiones. En cuanto a los hoteles se ha procedido, tal y como revelan desde la firma, a la cancelación temporal de ventas a cuatro inmuebles en Tenerife (dos hasta el 30 de abril, dos hasta el 31 de mayo) y de hasta ocho hoteles en República Domicana, su principal mercado. "La compañía es consciente de la magnitud de la situación que estamos viviendo a nivel mundial y está actualizando de manera constante sus políticas de cancelación, en función de la evolución de la situación en cada uno de los destinos en los que tiene presencia, así como las decisiones adoptadas por las máximas autoridades de cada país y los diferentes actores del mercado", remarcan.

49 hoteles y 4.700 habitaciones para convertirse en hospitales

Madrid. El desplome de la ocupación y el sentido de la responsabilidad ha llevado a cuatro cadenas hoteleras (la francesa B&B y las españolas Room Mate, Palladium y Meliá) a ofrecer todos sus hoteles en España para que puedan ser utilizados por las autoridades sanitarias para atender a los enfermos más leves por el coronavirus y así restar presión al sistema sanitario ante el colapso de las urgencias.

B&B. La cadena francesa tiene 33 inmuebles y 3.300 habitaciones en España. De ellos 11 están situados en Madrid, el epicentro de la epidemia del coronavirus, con más de la mitad de los infectados. Cuatro están situados en el centro de Madrid y otros siete en la periferia (Getafe, Las Rozas, Fuenlabrada, Aeropuerto y Arganda).

Room Mate. La cadena presidida por Kike Sarasola tiene 15 hoteles en España. De esos 15 inmuebles, seis están en Madrid, cinco en Barcelona, dos en Málaga, uno en Granada y otro en San Sebastián. En total suman 940 habitaciones, todas ellas situadas en localizaciones céntricas de las ciudades.

Palladium. La cadena balear ha ofrecido el Ayre Gran Hotel Colón, que comparte al 50% con El Corte Inglés, con 363 habitaciones para convertirlas en un hospital.

Normas
Entra en El País para participar