Prohibir las ventas a corto no es eficaz para frenar la huida del mercado

Las pérdidas de esta semana son por cierres de posiciones ante las cuarentenas, no por especulación

Panel de la Bolsa de Nueva York.
Panel de la Bolsa de Nueva York.

La prohibición de las ventas al descubierto será una cura ine­ficaz para la huida del mercado inducida por el coronavirus de Wuhan. La caída de la Bolsa del jueves llevó a España e Italia a frenar las operaciones sobre decenas de acciones locales muy afectadas, incluidas Fiat Chrysler Automóviles, Intesa Sanpaolo, Unicredit, Eni y Telefónica. Las medidas, sin embargo, parecen precipitadas e inútiles.

La prohibición que afecta a 85 acciones italianas y 69 españolas solo duró todo el viernes. Pero pone de manifiesto la preocupación de los reguladores del mercado de valores tras el peor cierre diario registrado en ambas Bolsas en su historia.

En Italia, el país más afectado por la pandemia, el índice FTSE MIB perdió casi un 17%. Una extensión de la prohibición podría dar la alarma a los inversores.

Las restricciones de las ventas al descubierto se han utilizado en emergencias anteriores. Durante la crisis financiera mundial, en particular, se impusieron restricciones al trading para proteger a los bancos de una crisis de confianza que podría haber perjudicado a su liquidez.

Además, las normas de la Unión Europea permiten estas prohibiciones para las grandes acciones cuando la pérdida supera el 10% en un día, o el 20% para las empresas más pequeñas. Ese fue el caso de las acciones italianas y españolas cubiertas por la prohibición.

Los mercados se recuperaron el viernes tanto en Milán como en Madrid. Pero esto está probablemente relacionado con la recuperación de los precios del petróleo y los movimientos de los políticos para luchar contra el coronavirus, más que con las restricciones comerciales. Es significativo que, según traders con los que hablado Breakingviews, las pérdidas excepcionales de esta semana han estado impulsadas principalmente por inversores que cerraron sus posiciones en previsión de la carnicería económica provocada por las cuarentenas generalizadas, no por la especulación.

Si el pánico vendedor vuelve a aparecer, las prohibiciones no servirán de mucho.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías