Covid-19

El economista jefe del BCE matiza las palabras de Lagarde tras las críticas recibidas

Francia e Italia muestran su desacuerdo con la autoridad monetaria

Christine Lagarde.rn
Christine Lagarde. REUTERS

Philip Lane, economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), se suma a la oleada de matizaciones al discurso de la presidenta de la institución moentaria ayer y que fue la causa del desplome de los mercados europeos y estadounidenses. A diferencia de lo que en un primer momento dijo Christine Lagarde, el técnico ha subrayado que “no tolerará” que el reciente ascenso de las primas de riesgo obstaculicen la “transmisión de la política monetaria”.

Estas matizaciones llegan tan sólo horas después de que Lagarde provocara una caída en picado de los bonos italianos y despertara recuerdos de los colapsos de los mercados de la última década al decir que el trabajo del BCE no es controlar los rendimientos. Hoy, la prima de riesgo española sube hasta los 123 puntos básicos.

Lane, escribió en un blog. "Nosotros claramente estar preparados para hacer más y ajustar todos nuestros instrumentos, si necesario para asegurar que las elevadas extensiones que vemos en respuesta a la aceleración de la propagación del coronavirus no socavan la transmisión". Lane también dijo que los funcionarios recortarán las tasas de interés si es necesario.

El gobernador del Banco de Francia, François Villeroy de Galhau, declaró por separado que el BCE utilizará toda la flexibilidad que tiene para combatir la fragmentación en la zona del euro si es necesario. Los responsables políticos mantuvieron inesperadamente las tasas sin cambios en el jueves, pero se comprometieron a gastar 120.000 millones más euros (134.000 millones de dólares) sobre la flexibilización cuantitativa para el final de la año. El BCE también iniciará un nuevo programa para facilitar para que los bancos apoyen a las pequeñas empresas afectadas por las interrupciones del flujo de caja.

Commerzbank AG, ING Groep y El Banco Danske A/S especula que podría suceder, probablemente pronto. "A medida que el diferencial se amplía y las tasas suben, entonces el BCE tienen que intervenir", dijo Jens Peter Sorensen, analista jefe de Danske. "Los comentarios de Lagarde ayer sobre los spreads fueron un desastre".

El BCE parece dispuesto a retirar los comentarios de Lagarde, e incluso incluyó una rara adición en su transcripción oficial de su prensa conferencia, refiriéndose a los comentarios que hizo después en una entrevista con la CNBC.

El Presidente francés, Emmanuel Macron, se unió a los funcionarios italianos al decir que el paquete de estímulo del BCE anunciado ayer para abordar la crisis que se está desarrollando se queda corto. El virus ha infectaron a más de 17.000 personas en Europa y matadoa más de 1.000 en Italia, el epicentro del brote.

"El BCE compartió hoy sus primeras decisiones", dijo Macron enuna dirección nacional del Palacio del Elíseo. "¿Serán suficientes?No lo creo."

Su reprimenda apenas velada fue repetida por el Primer Ministro italiano, Giuseppe Conte, quien dijo que la tarea del BCE "no es obstaculizar sino facilitar" y que la institución debe crear "condiciones financieras favorables".

Aunque los líderes de la región han prometido colaborar, las medidas adoptadas por los distintos países en los últimos días siguen variando. En Alemania y en el En el Reino Unido, las escuelas siguen abiertas, aunque tanto la Canciller Angela Merkel como el Primer Ministro Boris Johnson dijeron que esto podría cambiar a medida que la enfermedad se propague- Merkel aseguró que hay que evitar las reuniones sociales por completo mientras que mientras que Johnson instó a los más débiles y ancianos para que se queden en casa.

"Este es un evento clave que pone a prueba nuestra determinación", dijo Merkel. "Tenemos que estar preparados para el hecho de que esta infección no puede en cualquier región". El foco de la epidemia de coronavirus que se originó en China el año pasado se ha trasladado a Europa, donde los gobiernos y las instituciones siguen luchando por identificar las herramientas adecuadas para detener el brote y el consiguiente colapso financiero. Las Bolsas europeas registraron caídas históricas ayer después de que el BCE mantuviera los tipos de interés, trazando un camino diferente de la Reserva Federal de los EE UU y el Banco de Inglaterra, que ambos bajaron los costos de los préstamos recortaron el precio del dinero en los últimos días.

Usando munición

Respecto a los precios divergentes de los bonos, Christine Lagarde dijo ayer que "no estamos aquí para cerrar las extensiones, esto no es la función o la misión del BCE". En cambio, es el papel de los gobiernos estar en el frente línea de entrega de estímulos fiscales para responder a la crisis, ganándose una dura reprimenda de los políticos en Italia y Francia.

El Ministro de Desarrollo italiano, Stefano Patuanelli, dijo que las palabras de Lagarde fueron un "accidente" que provocó la mayor pérdida en el registro de la Bolsa de Milán. El presidente italiano Sergio Mattarella, partiendo de su papel mayormente ceremonial, dijo que su país "espera con razón, al menos en consideración de la interés común, iniciativas de solidaridad más que movimientos que puede obstaculizar su acción".

Lagarde, que asumió el cargo en noviembre, dijo más tarde en un entrevista con la CNBC que está "totalmente comprometida a evitar cualquier fragmentación en un momento difícil para la zona del euro" y que el BCE "utilizaría toda la flexibilidad que está incorporada en nuestro activo programa de compras". Un portavoz de la central de Frankfurt El banco se negó a hacer más comentarios.

El miembro del consejo del BCE, Klaas Knot, dijo que mientras el el virus no está bajo control, el BCE no puede devolver la confianza al mercado." Si la institución hubiera creído que un recorte en las tasas fue la respuesta correcta, habría actuado en consecuencia", él dijo.

"Es mejor que guardemos este tipo de munición hasta que el momento en que podemos usarlo", dijo Knott en la televisión holandesa.

La prohibición de viajar

A diferencia de Estados Unidos, donde el Presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ha convertido en un objetivo regular de las demandas del presidente, Donald Trump, parade las tasas de recorte, los Gobiernos de Europa rara vez comentan las políticas del BCE, y menos aún para ofrecer críticas a una institución ferozmente independiente.

La discordia sobre el BCE pone de relieve cómo los gobiernos y las instituciones están luchando por hablar con una voz unificada, a pesar de todas las declaraciones de que sólo pueden combatir el virus con un esfuerzo concertado. A la sensación de dislocación se sumó la decisión de Trump a última hora del miércoles de imponer una prohibición a muchos europeos entrando en los EE UU para contener una enfermedad que etiquetó como "virus extranjero".

El Reino Unido, donde los funcionarios dijeron el jueves que tanto sya que 10.000 británicos pueden estar infectados, sigue estando exento de bloqueo.

En un golpe a las medidas de EE UU, Macron dijo que "la división nonos permiten hacer frente a lo que hoy es una crisis mundial", en cambiollamando a la resolución y "nuestra capacidad de actuar juntos".

Normas
Entra en El País para participar