Coronavirus

Los métodos para detectar el Covid-19 no evitan las caídas de Grifols en Bolsa

La empresa niega interrupciones en sus suministros por el patógeno pero cancela los viajes internacionales y prioriza las videoconferencias

Laboratorio de investigación de Grifols.
Laboratorio de investigación de Grifols.

La empresa de hemoderivados Grifols ha sido una de las cotizadas del Ibex menos afectada en Bolsa por la epidemia de coronavirtus. Y sin embargo, sus acciones pierden valor en 2020: más del 10%.

La multinacional está “acelerando el desarrollo de métodos de análisis y diagnóstico para la detección del coronavirus” y está colaborando con las autoridades de salud internacionales para “desarrollar un potencial tratamiento antiviral con inmunoglobulinas”, indicó en un comunicado reciente en su web. Grifols explica que está poniendo “su profundo conocimiento y experiencia en el mundo del plasma para ayudar a combatir el coronavirus”.

“Desde el inicio de la epidemia, Grifols ha compartido su amplio conocimiento y tecnología con plasma de convalecientes (plasma con anticuerpos contra el virus) con nuestros futuros socios en China, Shanghái RAAS, y con autoridades de salud internacionales para desarrollar un potencial tratamiento antiviral con inmunoglobulinas”, asegura.

La multinacional catalana afirma que no está sufriendo ningún “retraso o interrupción” en el suministro de sus productos por la crisis del coronavirus. Grifols está implementando medidas adicionales en sus donaciones de plasma.

En cuanto a su personal, Grifols precisa que desde el 24 de febrero ha cancelado todos los viajes internacionales a menos que fueran necesarios, y que se ha dado prioridad al uso de videoconferencias y otras tecnologías, unas medidas que estarán en vigor hasta el 31 de marzo.

La empresa del sector biosanitario, que cerró el ejercicio 2019 con una cifra de negocio récord de 5.099 millones de euros, posee desde 1994 una división en Italia, el segundo país con mayor número de infectados. Allí cuenta con una oficina legal, en Milán, principal foco europeo del patógeno, y una base operativa en Vicopisano (región de Toscana).

Normas
Entra en El País para participar