Grifols trabaja en terapias y test de diagnóstico frente al coronavirus

Asegura que la epidemia no afecta al suministro para su producción de plasma

Grifols trabaja en terapias y test de diagnóstico frente al coronavirus

La multinacional de hemoderivados Grifols está "acelerando el desarrollo de métodos de análisis y diagnóstico para la detección del coronavirus" y está colaborando con las autoridades de salud internacionales para "desarrollar un potencial tratamiento antiviral con inmunoglobulinas".

En un comunicado en su web corporativa, Grifols explica que está poniendo "su profundo conocimiento y experiencia en el mundo del plasma para ayudar a combatir el coronavirus".

"Desde el inicio de la epidemia, Grifols ha compartido su amplio conocimiento y tecnología con plasma de convalescientes (plasma con anticuerpos contra el virus) con nuestros futuros socios en China, Shanghái RAAS, y con autoridades de salud internacionales para desarrollar un potencial tratamiento antiviral con inmunoglobulinas", asegura en su web.

A raíz de la crisis del ébola, en 2014, Grifols puso en marcha un proyecto solidario en Liberia aprovechando su conocimiento sobre el plasma humano.

Y es que la extracción de plasma de personas que han superado esta enfermedad es una de las vías de combate contra el ébola por parte de otras que lo han contraído, y en 2018 Grifols empezó a procesar plasma procedente de supervivientes sanos del ébola de Liberia, que usó para producir inmunoglobulina anti-ébola.

Otras compañías

Otro laboratorio español, PharmaMar, también anunció por sorpresa el pasado lunes que utilizaría su antitumoral Aplidin para ensayar un posible cura frente al Covid-19. En este caso, se trata de un antitumoral cuyo uso fue rechazado por la Agencia Europea del Medicamento (EMA, en sus siglas en inglés) en 2018. La compañía presidida por José María Fernández aseguró que investigará si el mecanismo de acción del compuesto puede servir frente a este virus y después de eso podría hablar con las autoridades sanitarias para un intento de aprobación. Sin embargo no se conocen hasta ahora otros intentos comerciales de uso de una quimioterapia frente al coronavirus. A la compañía le sirvió para que ese día subiese el precio de sus acciones más de un 15% en la sesión.

El laboratorio japonés Takeda, rival de Grifols en el negocio de los hemoderivados, también avanzó ayer que ha comunicado a las autoridades de EE UU que está iniciando el desarrollo de una proteína plasmática para el tratamiento de personas de alto riesgo con de Covid-19 y que está analizando si productos comercializados y en desarrollo de su cartera podrían ser tratamientos eficaces para los pacientes infectados.

Sin retrasos en suministros

Por otra parte, la multinacional catalana asegura que no está sufriendo ningún "retraso o interrupción" en el suministro de sus productos por la crisis del coronavirus.

Asimismo, ha dejado claro que las donaciones de plasma de Grifols "pasan por exhaustivas pruebas y análisis que garantizan estrictos procedimientos de seguridad", y ha agregado que incluso se están añadiendo medidas adicionales de control a los protocolos habituales.

En cuanto a su personal, Grifols precisa que desde el 24 de febrero ha cancelado todos los viajes internacionales a menos que fueran necesarios, y que se ha dado prioridad al uso de videoconferencias y otras tecnologías, unas medidas que estarán en vigor hasta el 31 de marzo.

Normas
Entra en El País para participar