Cuenta de resultados

Grifols recibe un correctivo en Bolsa a pesar de presentar un récord de ventas

El laboratorio se deja un 4,6% por la reducción de márgenes en el cuatro trimestre

Alcanza unos ingresos de 5.099 millones

Laboratorios Grifols
Laboratorios Grifols

Grifols bate su propia marca gracias a su política de expansión industrial y aprovechando la creciente demanda de productos plasmáticos en todo el mundo. Aun así, la empresa recibió un correctivo en Bolsa, dejándose un 4,6% en la sesión de este jueves, hasta un precio de 31,08 euros por acción. Y es que los márgenes no acabaron de convencer a los inversores.

GRIFOLS 30,79 -0,68%

La multinacional catalana cerró el ejercicio 2019 con una facturación récord de 5.099 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 13,6%. “Los crecimientos de todas las divisiones y principales zonas geográficas donde opera la compañía son el resultado de su estrategia de crecimiento sostenible y de largo plazo”, señaló la empresa en un comunicado. “En los últimos años, las inversiones estratégicas realizadas para impulsar la obtención de plasma y los mayores esfuerzos realizados para mejorar la actividad comercial y las operaciones han sido factores muy relevantes para el sólido crecimiento del grupo”, se apuntó desde la matriz catalana.

En el caso del ebitda, alcanza 1.434 millones con un aumento del 17,3%. Respecto al beneficio neto, se eleva hasta 625 millones, un 4,8% más, pero algo inferior a los 654 millones que esperaba el consenso recogido por Bloomberg. UBS apuntó a que la rentabilidad ha sido ligeramente menor a la esperada y desde Renta 4 se señaló a unos márgenes inferiores a las expectativas en el cuarto trimestre.

Respecto al beneficio neto, se eleva hasta 625 millones, un 4,8% más. En el caso del ebitda, alcanzó 1.434 millones con un aumento del 17,3%.

Grifols destaca que la división bioscience, de derivados plasmáticos, sigue siendo “el principal motor de crecimiento”. Sus ingresos aumentaron un 13,6% y alcanzaron 3.994 millones. “Destaca la aceleración de las ventas de inmunoglobulinas, que siguen creciendo a doble dígito especialmente en Estados Unidos; la recuperación estimada de las ventas de albúmina en China tras la renovación de determinadas licencias; y la positiva evolución de los ingresos de alfa-1 antitripsina”, se especifica desde la empresa.

Por su parte, los ingresos de división diagnostic se situaron en 734 millones (4,5% más), la división de hospitales facturó 134 millones (12,5% más) y la de bio supplies se disparó hasta los 267 millones, con un crecimiento del 59,6%.

El crecimiento de los ingresos de la división se sustenta en las inversiones estratégicas y esfuerzos realizados en los últimos años, que están permitiendo tener una mayor disponibilidad de plasma y dar respuesta a la sólida demanda de las principales proteínas plasmáticas”, se explica desde la compañía respecto al fuerte crecimiento en ventas. “La demanda de inmunoglobulina continúa muy dinámica en todas las regiones, con una evolución especialmente positiva en EE UU y en los principales mercados de la Unión Europea”, se añade.

A nivel industrial, la compañía que cuenta con Víctor Grifols como presidente, sigue creciendo y ya anunció su intención de destinar 1.400 millones hasta 2022. Entre las inversiones se encuentra una nueva planta de fraccionamiento de plasma en su complejo de Carolina del Norte (EE UU). La compañía avanza que esta instalación, con capacidad para seis millones de litros anuales, estará operativa en 2021. Igualmente mantiene inversiones en nuevas plantas en Dublín, Barcelona y Brasil.

Industrialmente, Grifols ya gestiona 295 centros de obtención de plasma con 295 centros gestionados, que incluyen los 35 centros (26 de plasma, 9 de donación de sangre y un laboratorio de análisis) tras ejercitar la opción de compra sobre el 51% restante del capital de Interstate Blood Bank Inc (IBBI).

El resultado financiero se ha situado en 274,7 millones de euros. Incluye el impacto contable positivo registrado en del cuarto trimestre de 2019 por un importe neto de 42,2 millones de euros principalmente debido al proceso de refinanciación.


El 15 de noviembre, la compañía concluyó una refinanciación de su deuda por de 5.800 millones. La nueva financiación comprende un tramo Term Loan B (TLB) por un importe de 2.500 millones de dólares y de 1.360 millones de euros, ambos destinado a inversores institucionales; la emisión de dos bonos por un total de 1.675 millones de euros (senior secured notes); y la ampliación de la línea de financiación multidivisa (RCF) hasta un importe de 500 millones de dólares.

“La optimización y reducción de los niveles de deuda es una prioridad de la gestión financiera”, se señala desde la empresa. La deuda financiera neta es de 5.725 millones, incluyendo 742 millones en caja. La compañía dispone de líneas de financiación no dispuestas por importe de 532 millones que elevan su posición de liquidez a 1.274 millones, según los resultados ofrecidos por la compañía. Durante el ejercicio pasado, la compañía avanzó en la reducción de sus ratios de endeudamiento hasta situar la deuda financiera neta sobre ebitda en 4,17 veces, frente a 4,78 veces del primer trimestre de 2019.

Normas
Entra en El País para participar