McKinsey paga 1,9 millones a Hacienda por impuestos de sociedades atrasados

La consultora recorta un 77% sus pérdidas en España

Fachada de una de las sedes de McKinsey, en una imagen de archivo.
Fachada de una de las sedes de McKinsey, en una imagen de archivo. Getty

McKinsey & Company recorta sus pérdidas en España. En 2018, último ejercicio del que se disponen datos, la firma obtuvo un resultado negativo de 2,1 millones de euros, lo que supone una reducción del 77% en comparación con los números rojos de 9,1 millones registrados un año antes. Igualmente, la empresa ingresó 179,3 millones en 2018 frente a los 174,6 de un año antes (+2,7%).

Dentro de las cuentas anuales se detalla que la consultora se encuentra en nuevos litigios con Hacienda, que se suman a los que tenía en ejercicios anteriores relacionados con el impuesto de sociedades. En concreto, McKinsey ha abonado a Hacienda 1,9 millones de euros por impuestos de sociedades no pagados correspondientes a los ejercicios 2013, 2014 y 2015.

El documento detalla que en julio de 2019 la Administración comunicó a la sociedad el inicio de un “procedimiento de verificación” que contenía propuestas de liquidaciones provisionales del impuesto de sociedades para esos ejercicios. Posteriormente, McKinsey presentó un escrito solicitando la suspensión de los procedimientos pero fue desestimado. La compañía apeló ante el Tribunal Económico-Administrativo, pero el organismo confirmó unas liquidaciones provisionales por 1,9 millones incluyendo los intereses de demora.

En el ejercicio anterior, Hacienda ya reclamó 9,8 millones de euros a la compañía por cometer varias infracciones fiscales relacionadas con el impuesto de sociedades y el impuesto sobre el valor añadido. Concretamente, 8,7 millones por impuestos no pagados y 1,2 millones en multas.

Fuentes de McKinsey señalan que esta reclamación de Hacienda obedece a “discrepancias contables” y que no ha habido ninguna novedad al respecto. De hecho, en los resultados anuales la firma señala que “aunque el resultado final de este asunto es incierto”, los asesores fiscales y el administrador único “estiman que el resultado será favorable”. Por ello, a cierre de 2018 la compañía no ha realizado ninguna provisión por la cantidad reclamada y pagada en 2018 de los citados 8,7 millones ni de los 1,9.

El informe de auditoría, además, incluye una opinión con salvedades debido a que no ofrece el “desglose de las remuneraciones de cualquier clase devengadas en el ejercicio por el administrador único y por el personal de alta dirección”.

Normas
Entra en El País para participar