Vueling logró beneficios récord en 2019 pese a las huelgas de control aéreo

Javier Sánchez-Prieto deja la aerolínea con un resultado neto de 165 millones

Un mostrador de Vueling en el aeropuerto de El Prat, en Barcelona, en una imagen de archivo.
Un mostrador de Vueling en el aeropuerto de El Prat, en Barcelona, en una imagen de archivo.

Vueling cerró el ejercicio 2019 con unos beneficios récord, según los datos incluidos por IAG en sus cuentas anuales individuales, registradas en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La compañía que aún dirige Javier Sánchez-Prieto, futuro presidente de Iberia, logró un resultado después de impuestos de 165 millones de euros, un 11% más que en 2018, que también fue un año récord. El resultado de explotación fue de 220 millones, con un incremento del 9%, según esas mismas cuentas. La compañía supo mejorar la gestión de los problemas por las huelgas de tráfico aéreo y la relativa debilidad de mercados como el francés y el italiano.

Pese a ese récord de beneficios, las cifras de cierre del pasado ejercicio para Vueling muestran un balance con algunas luces y sombras. En las primeras, y además del resultado, la aerolínea de bajo coste registró la mayor facturación de sus 15 años de historia, con 2.500 millones de euros, y transportó a 34,6 millones de pasajeros, lo que supone también el nivel más alto desde su creación.

En el otro lado, el margen operativo retrocedió 1,5 puntos porcentuales hasta el 9,8% y el rendimiento del capital invertido, conocido como ROIC por sus siglas en inglés, también bajó 4,6 puntos porcentuales hasta situarse en el 13,1%. “La subida de los precios del petróleo y la debilidad de la demanda han llevado a la compañía a cosechar un margen operativo y un ROIC inferiores a los de 2018”, justifica el grupo en su informe anual.

Las previsiones para el próximo trienio son más positivas, con una subida acumulada del 12% del margen operativo en tres años o del 15% en el caso del ROIC. “Tras 15 años de crecimiento y éxito, Vueling está en posición para continuar siendo la aerolínea líder en Barcelona y otros mercados de corto y medio radio de primer orden. También posicionará a la compañía para convertirse en una de las aerolíneas líderes en sostenibilidad”.

El consejero delegado del grupo, Willie Walsh, dedica palabras muy elogiosas al equipo de Vueling en la carta a los accionistas que va incluida en su informe anual. Tras resaltar que todas las compañías del grupo han mejorado sus índices de satisfacción del cliente, subraya: "El incremento fue particularmente fuerte en Vueling debido a que el equipo reaccionó de una manera excepcional a la huelga de Air Traffic Control (ATC) durante el verano pasado, ajustando la red, proporcionando aviones de reemplazo adicionales y utilizando análisis de datos para predecir las alteraciones y sus efectos de manera más precisa a partir de patrones que habían observado en 2018. La satisfacción del cliente aumentó significativamente como consecuencia de ello".

Y más adelante, añade: "Vueling ha hecho un excelente trabajo en la manera de afrontar las incidencias que mencioné anteriormente y también ha tenido que superar un debilitamiento en mercados clave, en particular Italia y Francia".

Parta de la mejora de la rentabilidad vino del estricto control de costes impuesto por Javier Sánchez-Prieto, que señala en el informe anual: "Introdujimos nuevos aviones más eficientes que las aeronaves a las que sustituyen, firmamos un nuevo convenio colectivo con nuestras tripulaciones y logramos mejorar la eficiencia de nuestro modelo de mantenimiento sin comprometer la seguridad. Estas medidas nos han ayudado a mantener nuestra sólida posición en costes", señala el primer ejecutivo de Vueling, que relevará a Luis Gallego como presidente de Iberia cuando este se convierta en consejero delegado del grupo.

Normas
Entra en El País para participar