IAG quiere que el aeropuerto de Madrid sea un hub aéreo para África y Asia

Prevé la fusión de Iberia y Air Europa en el segundo semestre del año

De izquierda a derecha, Javier Sánchez-Prieto, presidente de Vueling y futuro presidente de Iberia; Luis Gallego, presidente de Iberia y futuro consejero delegado de IAG; y Willie Walsh, actual consejero delegado de IAG, que dejará su cargo el 26 de marzo.
De izquierda a derecha, Javier Sánchez-Prieto, presidente de Vueling y futuro presidente de Iberia; Luis Gallego, presidente de Iberia y futuro consejero delegado de IAG; y Willie Walsh, actual consejero delegado de IAG, que dejará su cargo el 26 de marzo.

En mitad de la tormenta perfecta, con el coronavirus reduciendo el tráfico aéreo y amenazando con una nueva recesión mundial, IAG encara este ejercicio con renovado optimismo, toda vez que se ha disipado el principal riesgo que le amenazaba a corto plazo (un Brexit duro que pusiera en solfa sus derechos de vuelo entre países de la UE) y que afronta la integración de Air Europa para convertir Madrid en un hub global que apunte no solo a Latinoamérica, sino también a África y Asia.

El grupo prevé que el futuro acuerdo del brexit beneficiará tanto a empleados como a clientes

“A medida que se desarrollan las negociaciones del Brexit [el 31 de enero arrancó un periodo transitorio de negociación que acabará el 31 de diciembre de 2020], tenemos la convicción de que la UE y el Reino Unido firmarán un acuerdo amplio en materia de transporte aéreo durante los próximos meses que salvaguardará los importantes beneficios que genera un mercado de aviación abierto para los consumidores y el empleo. Nuestros planes en materia de propiedad y control han sido aceptados por los reguladores de España, Francia, Irlanda y Austria”, recalca Antonio Vázquez, presidente no ejecutivo de IAG en una carta en el informe anual del grupo.

Solventado el escollo de una salida del Reino Unido sin acuerdo de la Unión Europea, el principal reto que afronta el grupo es la integración de Air Europa, adquirida en octubre por Iberia por un importe de 1.000 millones de euros. Si las autoridades europeas de Competencia dan el visto bueno, la operación estará cerrada a finales de año. “Esperamos recibir la aprobación de la operación de Air Europa en el segundo semestre de este año”, recalcó ayer Willie Walsh, consejero delegado del grupo aéreo, a menos de tres semanas de dejar su cargo y apenas cuatro meses antes de jubilarse. El propio grupo ya ha reconocido que la actual cuota de mercado del holding en los vuelos domésticos en España es del 66%, un porcentaje que surge de sumar el 52% que tienen las compañías de IAG más el 14% de Air Europa.

Air Europa será la quinta marca del grupo, con Iberia, Iberia Express, Vueling y Level

En opinión de Walsh, la operación, en caso de recibir el visto bueno de la UE, será “determinante” para las dos aerolíneas y para IAG. “Nos permitirá convertir a Madrid en un genuino hub global. Ya es un hub potente para América Latina, pero nuestro objetivo es extender aún más su alcance hacia África y Asia. Esta oportunidad de transformar Madrid explica por qué la operación ha tenido tan buena acogida en España por parte de sindicatos, políticos, Aena y la industria de viajes, lo que demuestra que ahora comprenden realmente como trabaja IAG”, recalca Walsh en su carta incluida en el informe anual. "Ya goza de una gran reputación como hub en América Latina, pero queremos convertirlo en un verdadero hub global y expandirlo no solo en América Latina sino también hacia África y Asia", insiste en una entrevista incluida en el mismo informe.

La compañía ya avanzó en enero la idea de transformar el aeropuerto de Madrid-Barajas desde su actual configuración como un punto de partida para las conexiones entre Europa y Latinoamérica hacia lo que se denominó un nodo de 360 grados con una visión global.

Walsh habló de Luis Gallego como “un sucesor natural” y recalcó que hará “un gran trabajo”

El propio Luis Gallego, actual presidente de Iberia y futuro consejero delegado de IAG como sucesor de Walsh, insiste en la idea en el mismo informe anual: "Puede que 2020 sea el año en que recibamos autorización de competencia a la adquisición de Air Europa y comience el proceso de integración en el grupo (Air Europa seguirá siendo una compañía independiente en el seno de Iberia). La autorización de la operación de Air Europa nos llevaría a proseguir nuestra estrategia para impulsar Madrid Barajas como “hub de 360 grados” hacia nuevas regiones para el grupo y también impulsará el tráfico entre Asia y Latinoamérica a través del hub de Madrid, que todavía ofrece una gran capacidad de crecimiento, en concreto, al combinarse con la de Air Europa".

De hecho, Walsh hace un paralelismo entre Irlanda y España para reflejar el impacto positivo que la integración de ambas compañías aéreas puede tener en la economía española. “Podemos citar lo que hemos logrado con Aer Lingus y Dublín al convertir ese aeropuerto en un hub transatlántico fascinante y en expansión, que brinda enormes beneficios para los consumidores y la economía irlandesa. De este modo, la gente sabe que, no solo cumplimos con nuestros compromisos, sino que también a menudo los superamos”, asegura.

El consejero delegado también confirma que el plan inicial de IAG es mantener la marca de Air Europa, con lo que el grupo contará con cinco enseñas (Iberia, Iberia Express, Vueling, Level y Air Europa), aunque la propuesta podría sufrir cambios. “Si bien creemos que España es un mercado diverso y lo suficientemente grande como para apoyar una estrategia de múltiples marcas, necesitamos entender realmente cómo repercute cada de ellas en los diferentes segmentos del mercado”, señaló dejando la puerta abierta a futuros cambios. Air Europa se centrará inicialmente en atraer pasajeros más sensibles a los precios bajos, mientras que Iberia se volcará en el turista de negocios.

Transición ordenada

El anuncio de la salida de Walsh provocó un efecto dominó entre la cúpula directiva del grupo aéreo y el primer beneficiado es el presidente de Iberia, Luis Gallego, que sustituirá a Walsh como consejero delegado de IAG. Javier Sánchez-Prieto regresará de Vueling a Iberia en el puesto de consejero delegado, y Marco Sansavini dejará Iberia para reemplazarlo como consejero delegado de Vueling.

En su carta, Walsh lanza elogios a Gallego: “Estoy muy satisfecho de que Luis Gallego me sustituya. Durante varios años lo consideré como un sucesor natural para esta función y sé que hará un magnífico trabajo. En Iberia ha demostrado ser un líder de primera categoría en esta industria. Tenemos estilos diferentes, pero estoy seguro de que la transición se realizará de una manera fluida”, remarca.

En cambio, Gallego no se refiere en su mensaje a los accionistas incluido en el informe anual a su futuro puesto ni a su sucesor en Iberia.

Normas
Entra en El País para participar