Air France fija un jalón preocupante para el coronavirus

IAG y Lufthansa están menos expuestos, pero la caída de los viajes aéreos por Asia está empezando a doler

Airbus A350 de Air France-KLM.
Airbus A350 de Air France-KLM.

Air France-KLM ha fijado un jalón preocupante para el coronavirus. Predice un impacto de hasta 200 millones por el brote. IAG y Lufthansa están menos expuestos directamente a China, lo que les da cierta inmunidad, pero la caída de los viajes aéreos por toda Asia está empezando a hacer daño. Sin una rápida resolución, los inversores afrontan un camino duro.

Air France-KLM es para la industria el canario en la mina de carbón del virus en más de un sentido. Es la primera aerolínea europea de larga distancia en presentar resultados desde que surgió el virus, así que da a los inversores el primer vistazo a los probables daños. Se espera que el impacto de tener que dejar en tierra vuelos durante tres meses sea el 18% del beneficio de explotación de 2019, más que un pequeño rasguño.

Air France también está más expuesta que sus principales rivales, ya que los viajes hacia y desde China suponen el 5,5% de sus 27.000 millones de ingresos de 2019. Para Lufthansa probablemente sea la mitad, y para IAG un cuarto. La acción de Air France llegó a caer un 7% ayer, aunque acabó perdiendo solo un 3,49%. IAG cayó un 2,10%.

Lo más preocupante para los accionistas es que sus estimaciones se basan en que el virus esté contenido en China y los vuelos se reanuden en abril. Si no se ha frenado el virus para entonces, el daño podría ser mucho mayor. El golpe de 200 millones anunciado ayer implica 66 millones de beneficios operativos negativos al mes. Si se extiende a lo largo de todo el año, casi dos tercios de los beneficios previstos podrían desvanecerse. Es verdad que Air France-KLM probablemente pueda desviar algunos vuelos y reducir costes. Pero en Bolsa apenas se están valorando los daños potenciales.

Sus rivales tienen pocos motivos para la complacencia. Air France-KLM atribuye parte de las ganancias perdidas a los viajeros del resto de Asia que limitan sus movimientos. La consultora Forward­Keys calcula que las reservas de salidas de la región, excluida China, han caído un 10%. Si el virus persiste en China, o arraiga en otro lugar, esa tendencia se intensificará, bajando a todo el mundo a la tierra.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías