Banca

UBS ficha como CEO al primer ejecutivo de ING Ralph Hamers

Hamers sustituirá a Sergio Ermotti a partir de noviembre

Imagen de la sede de UBS en Zurich.
Imagen de la sede de UBS en Zurich.

UBS ha nombrado a Ralph Hamers, procedente de ING, como próximo consejero delegado, una decisión inesperada que coloca a un veterano gestor de banca minorista al frente del  mayor gestor de patrimonios del mundo. Hamers sucederá a Sergio Ermotti, uno de los más banqueros más veteranos de Europa, a partir del 1 de noviembre, según confirmó el banco después de que la información fuera adelantada por Financial Times.

Hamers, de 53 años y ajeno al mundo de la banca privada suiza, ha pasado tres décadas en ING, donde ahora es consejero delegado. Se mantendrá en el cargo, que ocupa desde 2013, hasta junio, según indicó la entidad. Ha impulsado la banca digital en un esfuerzo por ganar clientes mientras se recortan los costos.

El presidente de UBS, Axel Weber, aseguró que Hamers es "un experimentado y bien respetado banquero con probada experiencia en la transformación digital ". Más recientemente, Hamers ha presidido ING en una época turbulenta, con el banco envuelto en un caso de lavado de dinero ruso. ING acordó en 2018 pagar unos 810 millones para resolver una investigación holandesa sobre corrupción. El año pasado, el Banco de Italia ordenó al prestamista que dejara de aceptar nuevos clientes tras haber encontrado deficiencias en los controles de blanqueo.

UBS, como muchos bancos europeos, ha rebajado expectativas ante los tipos negativos y el parón de la actividad. Ermotti recientemente recortó los objetivos financieros del banco por segunda dos años. Los últimos meses del CEO de UBS se han visto afectados por la caída de la acción, las dudas sobre la sucesión y algunos escándalos.

En octubre, la empresa fichó a la estrella de Credit Suisse Iqbal Khan, considerado como un eventual candidato al papel principal. Pero el encontronazo de Khan con su antiguo jefe, el entonces director general de Credit Suisse, Tidjane Thiam rebajó sus opciones. Khan fue espiado por orden de Credit Suisse, y el escándalo generado al hacerse públicos los detalles ha acabado, también, con la salida de Thiam.

En ING, Hamers ha estado tratando de amortiguar los tipos negativos, muy perjudiciales para un prestamista que obtiene dos tercios de sus ingresos de la banca minorista. Aunque perdió su bonus por la sanción por blanqueo, ING le ha pagado unos dos millones anuales en los últimos años. En comparación, Ermotti rondó en 2018 los 12 millones de euros.

Barclays subraya que la salida del CEO del banco naranja será percibida como "negativa", indica en un informe publicado este jueves. "Hamers era un profesional muy respetado por los inversores, a pesar de los retos a los que se enfrenta el grupo", añade el banco británico. 

Normas
Entra en El País para participar