Activismo de los accionistas

Axa IM presiona a Santander y BBVA para que mejoren su “gobierno corporativo”

La gestora de la aseguradora pide cambios en nueve firmas españolas: Red Eléctrica, Repsol, Telefónica, CaixaBank y Acciona, entre ellas

Axa IM presiona a Santander y BBVA para que mejoren su “gobierno corporativo” pulsa en la foto

Los accionistas son los que mandan en las empresas. El brazo inversor de la aseguradora Axa, con un patrimonio de más de 800.000 millones de euros, ha elevado el listón y sus profesionales han puesto en la diana a nueve firmas españolas que deben mejorar en diversos temas. Son Acciona, País Vasco, CaixaBank, el ICO, Red Eléctrica, Repsol, Telefónica, Santander y BBVA. En estos dos últimos bancos, la firma gala hace valer su influencia para que pulan sus estándares en “gobierno corporativo”, según revela el informe correspondiente a 2019 sobre la actividad de la entidad como gran inversor.

Los accionistas y acreedores se han puesto manos a la obra para que las compañías que cotizan en Bolsa cumplan con buena nota los criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG, por sus siglas en inglés). Los directivos de Axa Investment Managers dedicaron el 4,6% de todos sus encuentros a empresas españolas. Las octavas del ranking, por detrás de Francia (18,4%), Reino Unido (12,9%), Alemania (11,5%), Estados Unidos (8,8%), Japón (5,5%) India (5,1%) y Suiza (4,6%). Ejerció presión sobre un total de 217 compañías, en las que 63 de los contactos fueron con ejecutivos de alto nivel o del comité de dirección.

La gestión del capital humano es problemático en el banco que preside Carlos Torre

“En 2019, identificamos una lista de empresas con las que llevar a cabo una intensa implicación. Son compañías en las que tenemos una notable exposición y donde hemos identificado una o más preocupaciones específicas respecto a los criterios ESG”, señala en su informe.

Dos protagonistas fueron los mayores bancos españoles: Santander y BBVA. El cambio climático fue un problema presente en todas las empresas de nacionalidad española, comunidades autónomas (País Vasco) o firmas participadas por el Estado (el ICO) en las que invirtió. Pero en las entidades financieras se discutió un tema que se obvió en el resto: el del “gobierno corporativo”. “Nuestra misión es trabajar junto a los directivos para asegurar que las amenazas se solucionen antes de que dañen el valor”, señala Axa antes de revelar la lista de firmas en las que están los bancos.

Los directivos de la firma se reúnen con la cúpula para tratar los desafíos

Axa IM es transparente en la política de voto en las miles de empresas por las que apuesta. Y, pese a que Santander y BBVA están en su diana para que mejoren sus modelos de gobernanza, en ambos casos la firma votó a favor de todos los puntos de sus juntas de accionistas. Todo fueron síes por parte de Axa IM.

La entidad que preside Carlos Torres se ha visto envuelta en el escándalo Villarejo. Precisamente, otra de las cuestiones que debe trabajar esta entidad es “la gestión del capital humano”. Axa ya se ha puesto manos a la obra para mejorarla. Santander, por su parte, se vio envuelto en una polémica en torno al frustrado fichaje de Andrea Orcel, anunciado en septiembre de 2018 y cancelado en enero del año pasado. Respecto a CaixaBank, Axa IM solo se fijó en las cuestiones que atañen al cambio climático. El papel de la gestora en el País Vasco y en el ICO fue como bonista. “Somos inversores de largo plazo y normalmente mantenemos los bonos hasta su vencimiento”, señala. En la comunidad autónoma, el foco está en la sanidad pública, y en el banco estatal, en la gestión de recursos.

Allianz Global Investors, con más de 540.000 millones de euros bajo gestión, también se mostró combativa frente a la política de varias empresas en las que participa. Los votos en contra de las remuneraciones en España fueron altos, con un 39% más un 16% de abstenciones, debido a los planes de pensiones para la alta dirección, que parecen muy generosos en comparación con los del resto de los empleados, señala la gestora alemana, dueña también de Pimco.

La regulación, ‘culpable’ del activismo

La directiva para el fomento de la implicación de los accionistas obliga a las gestoras de fondos de inversión y de pensiones y a las aseguradoras a desarrollar y publicar una política de accionistas o explicar por qué han decidido no hacerla. La directiva debió haber sido traspuesta el pasado 10 de junio en los países de la Unión Europea. El Gobierno español está a punto de aprobarla, como publicó CincoDías el pasado 20 de enero.

Normas
Entra en El País para participar