Axa IM asegura que el coronavirus puede llegar a causar una recesión mundial

En el caso de que la epidemia se extienda de forma continuada más allá de China, los expertos estiman un impacto de entre cuatro y cinco puntos en el PIB mundial

Recesion economica coronavirus
Residentes de Jakarta, Indonesia, pasean portando máscaras protectoras ante el miedo al coronavirus en una imagen tomada hoy. EFE

En el mismo día en el que la Organización Mundial de la Salud ha declarado al coronavirus "enemigo público número uno", los expertos de la gestora Axa Invest Managers han elaborado un informe en el que analizando diversos escenarios sostienen que, en el peor de los casos, la epidemia puede tener un impacto de entre el 4% y el 5% en el PIB mundial de 2020. 

"Una propagación sostenida fuera de las fronteras chinas aumentaría significativamente el impacto global; un escenario de paralización de producción, restricciones de viajes y pérdidas de días trabajados podría costar entre cuatro y cinco puntos porcentuales en el PIB mundial y, por lo tanto, desembocar en una recesión global", aseguran desde Axa IM. "Esta aproximación está hecha en medio de la incertidumbre y, dada la escala de los números manejados, pequeñas variaciones en las premisas iniciales pueden traducirse en sustanciales desviaciones en la previsión", puntualizan.

Más allá del coste en vidas humanas, en su intento de cifrar el impacto económico del escenario más pesimista, los analistas han tratado de medir el efecto del virus en la oferta y en la demanda global. La principal implicación para la oferta vendría por el lado de la mano de obra. En este aspecto, el mayor daño sería la pérdida de horas trabajadas, "asumiendo un ratio de infección similar al de la gripe porcina y una tasa de mortalidad que ronda el 2%, se puede estimar una pérdida del 1,75% en la oferta", desglosan.

Pero donde más daño puede hacer el coronavirus según los expertos de Axa IM es en la demanda. "Las pruebas muestran que las economías del sudeste asiático más golpeadas por el SARS en 2003 redujeron su consumo en un 3%; con el consumo representando entre el 50% y el 60% en la mayoría de los países, si se repitiera, esto supondría una bajada del 1,5%", calculan. El clima de incertidumbre y el descenso en el gasto de los consumidores también provocaría una menor predisposición de las empresas a realizar inversiones y también se sumaría al abanico de daños. 

Basándose en que los síntomas tardan varios días en aparecer y que se puede contagiar incluso en la fase asintomática, los analistas consideran que hay un riesgo de que el virus esté más presente fuera de China de lo que se piensa. "Los números pueden ser benignos en el resto del mundo porque la enfermedad necesita tiempo para propagarse y solo han pasado 42 días desde el reconocimiento oficial de la epidemia", apuntan.

Para su análisis, la gestora ha empleado las estimaciones preliminares de la OMS. Los expertos advierten de que si ya es complicado hacer previsiones sobre cómo y cuanto se expandirá un virus en su fase inicial, es especialmente difícil en el caso del coronavirus debido a su rápido ritmo de expansión. Según los últimos datos oficiales del Ministerio de Salud de China, este miércoles ya hay 44.653 personas infectadas y 1.113 fallecidos.

Pese a lo negativo del escenario más pesimista, el informe detalla que dado que el ritmo de nuevos infectados ha estado descendiendo, "es consistente ser más optimista respecto a la capacidad de contener el virus". "Consideramos que un virus contenido de forma rápida bajaría el crecimiento global en 0,25 puntos porcentuales, mientras que una epidemia más larga pero focalizada en su mayor parte en China doblaría ese impacto negativo hasta los -0,5 puntos porcentuales", explica el documento.

"Aunque es muy pronto para decir con confianza cómo de extendida estará la epidemia, nuestros análisis sugieren que cuanto más dure y más se expanda, más impacto se materializará y mayor será la reacción", concluyen los expertos.

Normas
Entra en El País para participar