Ford reestructura su cúpula tras el desplome de su beneficio en 2019

Joe Hinrichs es relevado de la presidencia de la unidad de automóviles

Joe Hinrichs, expresidente de Ford Automotive
Joe Hinrichs, expresidente de Ford Automotive Reuters

Ford anunció hoy cambios en su estructura directiva, incluido el relevo del presidente de la unidad de automóviles, Joe Hinrichs, dos días después de anunciar que su beneficio neto en 2019 se desplomó un 98,7%.

Además de la salida de Hinrichs, con una antigüedad de 19 años en Ford, el grupo automovilístico estadounidense anunció el nombramiento de Jim Farley como director de operaciones con responsabilidad sobre todos los mercados y las operaciones de la unidad de automóviles, Ford Smart Mobility y la unidad de vehículos autónomos.

Jim Hackett, presidente y consejero delegado de Ford, declaró en un comunicado que Farley "es la persona adecuada para asumir este nuevo y crucial papel".

Este miércoles, al anunciar que el beneficio neto de Ford en 2019 fue sólo de 47 millones de dólares, Hackett responsabilizó de la debacle a "la ejecución operacional".

"Financieramente, el rendimiento de la compañía en 2019 fue inferior a nuestras expectativas originales, principalmente porque nuestra ejecución operacional, que normalmente hacemos muy bien, fue insuficiente. Lo admitimos, nos hacemos responsables y hemos hecho cambios", admitió Hackett.

En clave interna, la desastrosa ejecución de la producción y lanzamiento de la nueva generación del todocaminos SUV Explorer es considerada la principal razón del desplome del beneficio.

La salida de Hinrichs y el ascenso de Farley, hasta ahora director del equipo de Nuevos Negocios, Tecnología y Estrategia y que anteriormente se encargaba de las operaciones en Suramérica y Europa, es el último intento de Hackett por revertir la estrategia de Ford.

Hackett fue nombrado de forma inesperada consejero delegado de Ford en mayo de 2017 en sustitución de Mark Fields para mejorar el rendimiento de las acciones de la compañía y cambiar la cultura del fabricante de automóviles.

A pesar de que durante la época de Fields Ford ganó miles de millones de dólares, el presidente del consejo de administración, Bill Ford, bisnieto del fundador, decidió sustituirlo ante la baja cotización de las acciones en comparación con empresas como Tesla.

Pero Hackett, que llegó procedente de Steelcase, el mayor productor de mobiliario de oficina del mundo, ha sido incapaz de revalorizar las acciones de Ford en estos casi tres años, a la vez que los resultados de la compañía han caído en picado.

Hackett remodeló radicalmente el equipo directivo de Ford a los pocos días de desembarcar en la compañía, promoviendo a un puesto clave, director de operaciones y presidente de Ford en Norteamérica, a Raj Nair, hasta entonces director técnico de Ford.

Sin embargo, Nair fue despedido de Ford en febrero de 2018 por "comportamiento inadecuado" y ese año, el primero de Ford bajo la dirección de Hackett, el beneficio neto del grupo cayó un 52 % a 3.677 millones de dólares.

Tras perder más de la mitad de sus beneficios en 2018, Hackett anunció "acciones decisivas" en los mercados y segmentos más problemáticos, como China, Europa y Suramérica.

Pero en 2019 los resultados fueron peores. En Suramérica las pérdidas aumentaron un 3,8 % a 704 millones, y en China, aunque se redujeron a la mitad, fueron de 771 millones. En Europa, Ford perdió 47 millones, un 88 % menos que en 2018.

Normas
Entra en El País para participar