Sin digitalización, pymes y autónomos no tienen futuro

Autónomos y pymes anteponen el tiempo que deben invertir en estas tecnologías a sus beneficios.

Sin digitalización, pymes y autónomos no tienen futuro

La digitalización es vital para el futuro de las empresas. El índice de Economía y Sociedad Digital (DESI) de la Comisión Europea ubica a España en la undécima posición en materia de digitalización. Sin embargo, un informe de eAPyme, sobre el Estado de la transformación digital en pymes y autónomos apunta a que en todos los sectores existe una idea generalizada sobre la dificultad para descubrir sus necesidades tecnológicas.

Los autónomos, por ejemplo, califican de “complicada” su relación con las Tecnologías de la Información (TIC), y en muchas ocasiones anteponen el tiempo que deben invertir para manejar esas tecnologías a los beneficios que éstas les pueden suponer para sus negocios.

Razones para digitalizar la empresa

Entre las principales razones de las pymes para digitalizarse se encuentra la eficiencia interna a través de la mejora de procesos y la interoperabilidad de la empresa. Aparte de eso las pymes digitalizadas pueden obtener más y mejor información de sus clientes y mercados

También les es posible fomentar la comunicación con los clientes, personalizar la oferta y adecuarla a cada cliente, mejorar la visibilidad y posicionamiento online, abordar la exportación y disponer de redes e infraestructuras rápidas.

Por otro lado, la digitalización permite a las empresas optimizar la gestión de los ingresos y de la rentabilidad económica.

No obstante, las pymes encuentran frenos a su digitalización debido a los costes de ésta, a las limitaciones personales para llevar a cabo la digitalización o a que tienen miedo a los posibles ataques que podrían recibir.

Ayudas a la digitalización

Por otro lado, las empresas disponen de una serie de ayudas a la digitalización. El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha puesto en marcha ayudas para la Industria Conectada 4.0, que busca incentivar proyectos sofisticados de transformación digital de empresas industriales. También ha lanzado la herramienta Hada, que permite de manera gratuita el autodiagnóstico digital de la empresa. O el programa Activa, que ayuda a diseñar un plan digital, estableciendo la hoja de ruta para implementarlo.

A su vez hay ayudas de tipo financiero como las IC4, que aportan apoyo financiero en forma de préstamos reembolsables con destino a la digitalización de los procesos y a la creación de productos y servicios tecnológicos y se han puesto en marcha los 12 Retos de la Industria para interconectar startups con empresas industriales y programas como Activa Ciberseguridad, un programa gratuito en cuatro fases para conocer el nivel de seguridad de las pymes y autónomos.

Normas