La guerra Bezos-Riad tiene una vertiente en el ‘ecommerce’ saudí

Souq, propiedad de Amazon, compite con Noon, en la que participa el Fondo de Inversión Pública de Riad

Jeff Bezos, CEO y fundador de Amazon.
Jeff Bezos, CEO y fundador de Amazon.

Las autoridades saudíes han rechazado las acusaciones de hackeo al móvil de Jeff Bezos por considerarlas absurdas; mientras, también están enfrentados en el mercado de ecommerce saudí, de 34.000 millones de dólares.

Jamal Khashoggi, asesinado por agentes saudíes, era columnista del Washington Post, propiedad de Bezos. Hace un año, este afirmó que el National Enquirer, entonces de American Media –que el año anterior había impreso 200.000 ejemplares de una revista de promoción de Arabia Saudí– amenazaba con publicar fotos íntimas suyas. La ONU ha exigido una investigación sobre la participación saudí en el hackeo.

La pelea tiene otra vertiente. Souq tiene más de la mitad del ecommerce de Oriente Próximo y fue comprada por Amazon por 580 millones en 2017; Noon es una joint venture entre Mohamed Alabbar, presidente del gigante inmobiliario de Dubái Emaar Properties, y el Fondo de Inversión Pública saudí. Alab­bar lanzó Noon en 2017 después de no superar la oferta de Amazon por Souq.

Fitch calcula que el ecommerce en Oriente Próximo y el norte de África valdrá 34.000 millones en 2020, un 72% más que en 2017. Souq lidera el mercado, y las normas fiscales de Riad permiten que cualquier pedido a EE UU por más de 27 dólares puede enviarse a Arabia Saudí libre de impuestos. Mientras, Noon, para la que Alabbar ha intentado conseguir una inyección de 1.000 millones, se ha asociado con eBay y Namshi, un portal de moda comprado por Emaar Malls hace un año. También crece más rápido.

En teoría, los saudíes podrían usar su peso para echar a Amazon. El asesor de seguridad de MbS Musaed Al Aiban congeló el año pasado la compra por Amazon de un centro de datos en Bahréin porque Bezos no permitía a la inteligencia y las fuerzas del orden saudíes acceder a los datos, según el WSJ. Pero eso encajaría mal con el reciente impulso protecnología saudí. Y otro antagonista de Amazon, Donald Trump, no siempre presidirá EE UU. A la espera de más acontecimientos en la disputa MbS-Bezos, su guerra en el ecommerce parece por ahora en punto muerto.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías