ACS construirá 3.200 MW fotovoltaicos en España tras la venta de su cartera a Galp

Planea acelerar la inversión con Zero-E mientras Cobra cerró 2019 con la inscripción de los 1.550 MW de la subasta de 2017

El presidente de ACS, Florentino Pérez, junto al consejero delegado del grupo, Marcelino Fernández Verdes.
El presidente de ACS, Florentino Pérez, junto al consejero delegado del grupo, Marcelino Fernández Verdes.

La venta de 3.000 megavatios (MW) en plantas fotovoltaicas en España por parte de ACS, pactada en enero, va a servir para que la constructora afronte la ejecución de compromisos por otros 3.200 MW en este país en los próximos años, entre otras operaciones relacionadas con el negocio de las renovables.

El grupo que preside Florentino Pérez aprovechará la presentación de resultados anuales para reafirmar su apuesta por las energías alternativas e incluso anunciar su fortalecimiento en esta actividad a través de la constructora industrial Cobra y de la filial de renovables Zero-E. Las plantas proyectadas, según las fuentes consultadas, vuelven a ser fotovoltaicas y se reparten esencialmente entre las provincias de Málaga, Burgos y Valencia.

Se trata de una clara apuesta por las concesiones en renovables a partir de los fondos generados con la venta de activos a la petrolera portuguesa Galp. Las instalaciones traspasadas están valoradas en 2.200 millones de euros (valor de empresa, incluida la deuda), lo que va a generar unos beneficios al grupo constructor de 330 millones de euros, según desveló ante la CNMV.

Las plantas proyectadas por Cobra se levantarán principalmente en Valencia, Málaga y Burgos

ACS Servicios Industriales fue la clara ganadora en la última subasta promovida en España, en julio 2017, con la adjudicación de 1.550 MW fotovoltaicos (el 31% de los subastado, mientras el segundo, X-Elio, se apuntó 455 MW). En un principio, solo 300 MW eran propios, aunque posteriormente ACS compró todos los proyectos.

La potencia adjudicada ha sido instalada por Cobra e inscrita entre los meses de julio y diciembre del pasado ejercicio. Con ello, desde la filial de ACS se subraya ahora el cumplimiento de los plazos con el Gobierno, así como la contribución para cubrir el compromiso del Estado con Bruselas.

Venta por partes

De esos 1.550 MW ya instalados, el parque de Mula (493 MW) fue inscrito en julio, ya con titularidad del fondo canadiense North­leaf Capital Partners, que lo compró en 2018 con los permisos tramitados y en estado de “listo para la construcción”. ACS pactó el mantenimiento de Cobra como constructora.

La promotora de energías verdes Zero-E mantiene una cartera de 6.000 MW en todo el mundo

El parque de Bonete (Albacete), de 150 MW, fue traspasado al fondo israelí Helios. Y el resto de fotovoltaicas de la citada subasta, culminadas en la última parte de 2019, han ido a manos de Galp Energía: Alcázar de San Juan (190 MW) y el complejo Aragón (720 MW), en las localidades aragonesas de Chiprana, Calanda de Samper y Escatrón. El acuerdo con el grupo portugués va mucho más allá de los 910 MW ya operativos, afectando a dos tercios de la cartera de Cobra en España.

Los 3.200 MW por ejecutar en este país se integran en una cartera de 6.000 MW bajo gestión de Zero-E, filial sobre la que ACS ha barajado desde la salida a Bolsa hasta la entrada de un inversor de perfil financiero. El escenario actual es el de “acelerar e intensificar” la actividad de esa división, se asegura desde ACS, como vehículo para la promoción y desarrollo de activos renovables, e insistir en la estrategia de rotación de los más maduros.

Potencia instalada en 2019

Los 1.550 megavatios construidos e inscritos por Cobra en el régimen especial desde el verano hasta finales de diciembre, divididos en 23 proyectos, sitúan a la filial de ACS a la cabeza del sector por potencia instalada en 2019. Detrás, según la propia compañía, figuran Endesa y Naturgy con 850 MW cada una a lo largo del año pasado en España.

Además de los activos fotovoltaicos, ACS tiene plantas termosolares, parques eólicos, instalaciones hidroeléctricas, líneas de transmisión y desaladoras en una decena de países.

En el mercado se había especulado con las dificultades de Cobra para cumplir el plazo comprometido. En el entorno de la compañía se asegura haber llegado a tiempo, de forma gradual en los últimos meses del año pasado, y tras una inversión cercana a los 1.100 millones.

El 23 de enero se conoció que 5.689 MW adjudicados en las dos grandes subastas de mayo y julio de 2017 lograron cumplir el plazo para su construcción y registro fijado el 31 de diciembre de 2019.

Resultado de las dos subastas de 2017

Récord. Datos de Red Eléctrica de España (REE) reflejan que en 2019 se instalaron 6.456 MW de capacidad renovable en España, en comparación con los 330 MW instalados en 2018. Se ha cerrado el ejercicio, de este modo, con un registro histórico en un solo año.

Más fotovoltaica que eólica. Del total de potencia registrada, 5.689 MW correspondieron a las dos subastas de 2017, mientras que los 767 MW restantes correspondieron a proyectos libres a mercado. Por tecnología, destacó en 2019 el alto grado de cumplimiento de la fotovoltaica (solo fracasaron proyectos por 181 MW) frente al pinchazo de la eólica.

Penalización. Incumplir el plazo de construcción y registro contemplado en las subastas de 2017 implicaba perder los avales aportados para participar en el proceso (60.000 euros por megavatio) y el precio suelo que se garantizaba a los inversores adjudicatarios.

Normas
Entra en El País para participar