Energía

ACS desvela que Galp es el comprador de sus activos fotovoltaicos y que ganará 330 millones

La petrolera portuguesa adquiere 2.930 megavatios en España con un valor de empresa de 2.200 millones

Florentino Pérez, presidente de ACS.
Florentino Pérez, presidente de ACS.

La petrolera Galp es la ganadora de la puja de parte de los activos de Zero-E, la filial de activos renovables de ACS que intentó salir a Bolsa y que después comenzó un proceso de venta privada, según reveló a la CNMV el grupo que preside Florentino Pérez. El grupo portugués se hará con unos activos valorados en 2.200 millones de euros (como valor de empresa, en el que se computa el capital y la deuda), que supondrá unos beneficios para el grupo constructor de 330 millones, 70 más de los anunciados hace tres semanas. Esta última cuantía se anotará este año, mientras que 250 millones se computarán en 2019.

Galp no compra Zero-E al completo, sino solo sus activos en España. El 69% de su capacidad actual de la filial de ACS está en España, un 13% en Latinoamérica –México, Uruguay, Brasil, Perú y Chile– y el restante 18% repartido en Argelia, Reino Unido y Sudáfrica. La mayor parte de su potencia es en el área solar fotovoltaica, con 914 megavatios de los casi 1.500 que tiene listos, o casi, para explotar.

CincoDías publicó el pasado 11 de diciembre que Galp era una de las firmas interesadas en los activos. El pasado 3 de enero, ACS ya comunicó la venta de la empresa con un valor de capital 750 millones de euros; para hallar el valor de empresa, por tanto, hay que sumar 1.450 millones de deuda. Entonces, no indicó quién era el comprador.

El grupo luso se convierte con la operación en el principal productor de energía solar de la Península Ibérica, según explica en una nota. Los proyectos fotovoltaicos incluidos en la venta a Galp son tanto los actualmente en funcionamiento en España, por unos 900 megavatios, como los que se espera que se vayan desarrollando y se pongan en funcionamiento durante los próximos años 2020, 2021,2022 y 100 megavatios del año 2023, con una potencia total instalada de unos 2.930 megavatios. Galp se propone lograr la financiación para los proyectos en desarrollo desde los de este ejercicio hasta los de 2023 y desarrollar colaboraciones en el área de renovables.

El cierre de la operación se producirá, previsiblemente, en el segundo semestre de 2020, todavía sujeto a determinadas condiciones habituales. “Para entonces, se prevé el pago de 450 millones de euros y la asunción de pasivos de 430 millones derivado del project finance de las instalaciones en funcionamiento”, según Galp. El grupo que preside Florentino Pérez aclaró a inicios de enero que 250 millones de beneficio se anotarán en 2019; los 70 extra quedarán registrados este año.

Esta transacción está alineada con el objetivo estratégico asumido por Galp de destinar un 40% de su inversión a oportunidades relacionadas con la transición energética. La inversión neta media anual de la empresa, hasta 2022, se mantiene dentro del intervalo esperado, es decir, un promedio entre 1.000 y 1.200 millones al año.

La gran fuerza de Zero-e radica en la subasta realizada en julio de 2017. Cobra fue el principal adjudicatario de la subasta, con un total de 1.550 megavatios. Endesa, a través de Enel Green Power, Naturgy y Forestalia se llevaron casi 900 megavatios entre los tres. En total, se adjudicaron 3.000 megavatios de energía verde.

Proyectos por más 8.000 megavatios

Los proyectos en desarrollo (greenfield) de toda Zero-E superan los 8.000 megavatios y la empresa tiene identificadas oportunidades por más de 2.600. El calendario que manejaba la compañía antes de verder la filial era elevar su cartera de proyectos en operación hasta los 4.500 megavatios en 2022 y poner en marcha instalaciones por otros 5.200 a partir de 2023. El objetivo de rentabilidad de los proyectos oscila para España entre un 8% y un 9% en los países más seguros, como España. Estos son los adquiridos por Galp. ACS contrató en principio a Natixis, Goldman Sachs y Société Générale para la salida a Bolsa de Zero-E, pero finalmente quedó como asesor único el banco galo, como publicó este periódico el 11 de diciembre.

Normas
Entra en El País para participar