El legado de Mark Carney va más allá de la política monetaria

Probablemente será más recordado por advertir tempranamente sobre los riesgos del cambio climático en las finanzas

El gobernador saliente del Banco de Inglaterra, Mark Carney.
El gobernador saliente del Banco de Inglaterra, Mark Carney.

Mark Carney fue aclamado como una estrella de rock al entrar al mando del Banco de Inglaterra en 2013. Se irá en marzo con más éxitos que fracasos en su haber, algo impresionante dadas las difíciles aguas económicas y políticas que ha tenido que navegar, como el referéndum sobre la independencia de Escocia, y el Brexit.

Los riesgos económicos que señaló antes del referéndum de 2016 lo convirtieron en blanco del odio de los políticos pro-Brexit. Pero el banco central era la única institución que podía actuar con rapidez después del golpe a la confianza provocado por el resultado. El Banco de Inglaterra reanudó la compra de bonos y bajó los tipos para calmar a los mercados y apoyar el crecimiento. También ha colaborado estrechamente con los reguladores europeos para gestionar los riesgos de una salida abrupta. Tras la salida oficial del viernes, todavía quedan por tomar muchas decisiones difíciles sobre las relaciones comerciales con la UE, que tendrá que abordar el sucesor de Carney, Andrew Bailey.

El balance de Carney no está completamente limpio. Sus intentos iniciales de usar el discurso para orientar las expectativas de mercados, hogares y empresas se torcieron. Los inversores interpretaron sus objetivos sobre cuándo podría empezar a considerar subir los tipos como una garantía firme y le juzgaron descarnadamente cuando decepcionó. El apodo de “novio poco fiable” le ha perseguido desde entonces.

Sin embargo, su legado va más allá de la política monetaria. Probablemente será más recordado por arrojar una luz temprana sobre los riesgos que plantea el cambio climático a las finanzas. Su discurso sobre el tema de 2015 fue criticado por abordar algo que entonces se consideraba fuera del alcance de los bancos centrales. Luego otros se han acercado a su enfoque. La Red por un Sistema Financiero más Ecológico, un grupo de bancos centrales y supervisores, cuenta con más de 50 miembros.

El trabajo de Carney en este campo apenas ha comenzado: será el enviado de la ONU para las finanzas y el clima. El Brexit y la política monetaria pueden palidecer ante sus nuevos desafíos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías