Boeing entra en pérdidas por el multimillonario impacto del 737 Max

La compañía cifra un coste de 19.000 millones de dólares por el veto que pesa sobre el polémico modelo

Boeing entra en pérdidas por el multimillonario impacto del 737 Max
AP

El gigante estadounidense de la aeronáutica Boeing informó este miércoles durante la presentación de sus resultados de 2019 del elevado impacto que ha tenido en la compañía el veto internacional de vuelo que pesa sobre su hasta entonces modelo estrella 737 Max. La empresa cifra en 19.000 millones de dólares (unos 17.278 millones de euros) el coste relacionado con la puesta en tierra de sus aviones.

El veto sobre el polémico modelo, que siguió a dos accidentes fatales, obligó al fabricante de aviones a congelar la producción del 737 por primera vez en más de 20 años y condujo a la destitución del director ejecutivo Dennis Muilenburg. En un primer momento, Boeing cifró el impacto de la prohibición de volar del 737 Max en 1.000 millones de dólares, en julio de 2019, la previsión se elevó a 4.900 millones, mientras que en diciembre, pasó a ser de 9.200 millones.

Boeing cerró 2019 con pérdidas inesperadas de 636 millones de dólares (cerca de 578 millones de euros), su primer resultado anual negativo en las últimas décadas. En 2018, había registrado unos beneficios de más de 10.000 millones.

Sus ingresos en el conjunto del año disminuyeron un 24%, hasta 76.559 millones de dólares (cerca de 69.608 millones de euros), y en este último trimestre ha registrado un cargo de 2.800 millones de dólares para potenciales indemnizaciones a sus clientes, afectados por la paralización de las entregas y la producción del aparato.

El nuevo consejero delegado desde este mismo mes, Dave Calhoun, reconoció que “queda mucho trabajo por hacer” e insistió en que la firma está centrada en devolver al servicio la flota de los 737 Max “con seguridad”, pero también aseguró que tiene “la liquidez” necesaria para afrontar el “proceso de recuperación”.

La semana pasada, Boeing aplazó por enésima vez el “retorno” de los aviones hasta “mediados de 2020” y ayer Calhoun insistió en que son estimaciones y que “las fechas y las condiciones” de esa vuelta al servicio las tiene que decidir la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos.

El director financiero, Greg Smith, advirtió de que Boeing está “manteniendo su plantilla y pagando a proveedores” para garantizar “estabilidad a largo plazo”, pero su liquidez va a verse afectada hasta 2021 y este año más que el anterior, pese a haber logrado recientemente un préstamo de 12.000 millones de la banca.

 

 

Normas
Entra en El País para participar