Atlantia traza una ruta provisional hacia una tregua con Roma

Dar entrada al Estado en sus unidades limitaría el golpe del recorte a las concesiones de autopistas

Logo de Atlantia en su sede central de Roma.
Logo de Atlantia en su sede central de Roma. REUTERS

El nuevo consejero delegado de Atlantia está trazando una ruta provisional hacia una tregua con el Gobierno italiano. Carlo Bertazzo, quien el día 13 se hizo cargo del grupo de infraestructuras de 18.000 millones de euros, propiedad en un 30% de la dinastía Benetton, dijo el viernes que da la bienvenida a inversores externos en sus unidades. Entre ellas se encuentra la asediada operadora de autopistas Autostrade per l’Italia (ASPI), que corre el riesgo de perder una lucrativa concesión de carreteras nacionales debido al colapso del puente Morandi en Génova en agosto de 2018, que provocó 43 muertes. Eso puede ayudar a resolver la crisis actual.

Las acciones de Atlantia subieron un 3,19% en Bolsa el viernes. Los primeros comentarios públicos de Bertazzo señalan un marcado cambio de rumbo. Hasta ahora, los Benetton se habían mostrado más interesados en esperar a que la coalición de Italia implosione que en llegar a un acuerdo. Pero en una entrevista con el periódico italiano La Stampa, el nuevo jefe se disculpa por el derrumbe del puente, la primera vez que Atlantia lo hace.

Para los inversores, además, es importante que Bertazzo señalara un cambio de estrategia empresarial: Atlantia se convertirá en un holding estratégico y reducirá sus participaciones en unidades como Autostrade, de la que tiene el 88% y que representa alrededor de un tercio del ebitda de su empresa, y Aeroporti di Roma. Bertazzo llegó a decir que Atlantia no descarta perder el control mayoritario de algunas de sus unidades.

La estrategia puede ayudar al consejero delegado a ganarse los favores del Gobierno italiano, que parece decidido a poner a un nuevo actor a cargo de las licencias de autopistas de Autostrade después de no haber conseguido importantes reducciones de los peajes y otras concesiones.

Si Roma las recuperara, provocaría el default de Autostrade. Una mejor opción para Atlantia es dar la bienvenida a nuevos jugadores como el fondo de infraestructuras patrocinado por el Estado F2i, o incluso el inversor estatal CDP. Eso involucraría al Estado en la actividad, a la vez que limitaría el golpe a los resultados de Bertazzo. Suena como una base mucho mejor para su mandato que la guerra de palabras anterior.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías