ACS suma 250 millones al beneficio de 2019 con la venta de 3.000 MW solares

El grupo firma "un acuerdo inicial" con varios compradores, entre ellos una firma china

Florentino Pérez, presidente de ACS, en una junta de accionistas.
Florentino Pérez, presidente de ACS, en una junta de accionistas.

El grupo ACS ha logrado una inyección de 250 millones de euros a su beneficio de 2019 con el anuncio de “un acuerdo inicial de venta” de una parte importante de los activos de su filial de renovables Zero-E. La compañía comunicó el viernes a la CNMV, con el mercado ya cerrado, que ha encontrado comprador para los 3.000 MW fotovoltaicos en plantas en funcionamiento o en desarrollo en España. En la nota eludió desvelar la identidad del inversor o inversores y señaló que el valor de empresa esperado es de 2.200 millones de euros.

Fuentes del sector apuntan a que el paquete se ha colocado por partes y que entre los compradores se encontraría una sociedad de inversión china, que habría adquirido un tercio de la capacidad, unos 1.000 MW. ACS no ha comunicado al Gobierno en funciones el inminente cambio de manos de estos activos de renovables.

La operación, según el calendario que maneja ACS, debería cerrarse a finales de este mes de enero. Además de las plantas ya en operación, los proyectos en cartera traspasados tienen prevista su puesta en marcha entre este año y 2022. “El valor de empresa que se espera alcanzar es del entorno de los 2.200 millones de euros, con un equity value actual de unos 750 millones de euros”, indicó ACS en el comunicado remitido al supervisor.

El redondeo de las cifras definitivas se conocerá una vez firmado el acuerdo, “si bien, se puede adelantar que se podrá contabilizar en la cuenta de resultados del ejercicio cerrado el 31 de diciembre pasado la cantidad de unos 250 millones de euros de beneficio neto”, expresó el grupo de infraestructuras en la última línea del comunicado. Los activos de Zero-E ya estaban contabilizados como mantenidos para la venta en las cuentas del tercer trimestre.

Estas plusvalías impulsan a ACS hacia el objetivo marcado este año de superar los 1.000 millones de euros de resultado neto. A cierre de septiembre el balance señalaba ya unas ganancias de 769 millones, un 11,2% por encima del beneficio a septiembre de 2018.

La desinversión exclusivamente de las plantas y proyectos fotovoltaicos en España confirma el plan de ACS de trocear la joven Zero-E al venderla por partes. Una estrategia en la que se ha adaptado a las exigencias de los potenciales compradores una vez que fue descartada la salida a Bolsa con la filial de renovables.

Ya en la presentación de los resultados del tercer trimestre el director general corporativo de ACS, Ángel García Altozano, señaló que el perímetro de venta iba a depender del apetito del mercado y el objetivo de maximizar el valor de Zero E. Además de los activos fotovoltaicos, ACS tiene plantas termosolares, parques eólicos, instalaciones hidroeléctricas,líneas de transmisión y desaladoras en una decena de países.

Las fuentes consultadas apuntan que el grupo que preside Florentino Pérez ha atado su permanencia como constructora en los proyectos aún en desarrollo, extremo sobre el que no ha ofrecido detalle alguno.

‘Boom’ renovable

ACS Servicios Industriales se adjudicó 1.550 MW fotovoltaicos en la última subasta de 2017 en España. Se apuntó entonces tres veces más potencia que el segundo mayor adjudicatario, que fue X-Elio con 455 MW. Al cierre de 2018 la constructora había vendido ya 494 de estos megavatios a Northleaf, con los permisos tramitados y en estado de “listo para la construcción”.

ACS, a través de su filial industrial Cobra, reunió en la citada subasta una cartera de proyectos de pequeños inversores sin capacidad para aportar avales y a los que iba a construir los parques con una inversión de 1.000 millones. Solo unos 300 MW de los 1.550 adjudicados eran propios, aunque posteriormente ACS compró todos los proyectos.

El mercado de las renovables en España está en plena efervescencia, con operaciones como la venta de las cinco plantas termosolares de Acciona a Contourglobal por algo más de 1.100 millones en febrero de 2018; la toma del 50% de X-Elio por parte de Brookfield en julio de 2019 por 440 millones, o la actual negociación de Repsol para hacerse con 850 MW eólicos de Forestalia en Zaragoza.

 

¿China Railway, entre los compradores?

Uno de los inversores que se habría hecho con fotovoltaicas de ACS, según fuentes del sector de las renovables, es el gigante estatal China Railway. Este conglomerado también acordó el 27 de diciembre la compra de un 75% de la constructora Aldesa (976 millones de facturación y una cartera de 1.400 millones), en la que acudirá a una ampliación de capital y comprará acciones de la familia propietaria. De confirmarse la adquisición de activos de ACS, China tomará importantes posiciones en los sectores de infraestructuras y energía en España prácticamente de forma simultánea.

En la pugna por las plantas fotovoltaicas de ACS, explican las fuentes consultadas, también han participado fondos de inversión “de segunda línea” y algún otro vehículo chino de inversión.

Otro de los conglomerados chinos en expansión internacional, China Communications Construction Group (CCCC), está negociando la toma del control del grupo de infraestructuras Puentes, confirmándose el interés chino por constructoras españolas para ganar posiciones especialmente en Latinoamérica.

Normas
Entra en El País para participar