Resultados

Correos gana 14,8 millones y entra en beneficios por primera vez desde 2014

La compañía de titularidad estatal factura 2.400 millones, un 11% más

Oficina de Correos
Oficina de Correos

Correos vuelve a ser una empresa rentable. La compañía de titularidad estatal ha obtenido un beneficio de 14,8 millones de euros en 2019, que contrasta con las pérdidas de 153 millones registradas un año antes. De hecho, la empresa de mensajería y paquetería no registraba un ejercicio positivo desde 2014.

Este resultado se ha visto favorecido por el tirón de la filial Correos Express, que ha triplicado su beneficio al ganar 20,6 millones (frente a los 5,7 de 2018). Igualmente, la compañía ha explicado que la facturación se vio impulsada por las cifras de paquetería, los nuevos negocios nacionales e internacionales y los procesos electorales de 2019, unido a una mejora de la eficiencia de procesos clave, que han permitido mejorar las previsiones de la compañía hasta registrar unos ingresos de 2.400 millones, un 11% más. 

“Estas cifras positivas suponen un punto de inflexión y reflejan el éxito en la estrategia de expansión que ha puesto en marcha la compañía. Correos vuelve a presentar cifras positivas, con crecimientos de dos dígitos, alcanzando la rentabilidad y posicionándose como un referente del sector. Estamos asentando los pilares del Correos del futuro, una estrategia que se reflejará en el plan estratégico que presentaremos en los próximos meses”, señaló Juan Manuel Serrano, presidente de Correos. 

No obstante, pese a la buena evolución del ejercicio, el presidente de la compañía reconoció que la principal línea de negocio, los envíos postales (supone unos 1.400 millones de la facturación), se encuentra en una caída superior al 10%, debido al impacto de la digitalización. De seguir con esa tendencia supondría “un problema” para los ingresos en los próximos años, aunque Correos explica que “ya aplica medidas correctoras y de eficiencia, consiguiendo una mejora notable de los precios en todos los segmentos”. 

Para ello, los planes de empresa (presentará su hoja de ruta este año) se centrará cada vez más en la paquetería (actualmente cuenta con una cuota de mercado del 45% según datos de la CNMC), la expansión internacional y la diversificación del negocio. 

Precisamente, en esa búsqueda de nuevas palancas de ingresos, el año pasado Correos alcanzó diversos acuerdos comerciales para vender productos de terceros en sus oficinas y realizar gestiones burocráticas. Según expresó Serrano, la compañía buscará cerrar en 2020 algún acuerdo con entidades financieras para prestar determinados servicios en su red de oficinas, con el foco puesto en la España rural. “Lo intentamos en 2019 pero un acuerdo con entidades financieras es complejo. Esperamos cerrarlo en 2020. La aspiración no es convertirse en un banco sino en un agente. Correos tiene mucho que decir en la España vaciada, ahí creemos que ese a tipo de perfiles podemos ofrecer un servicio en el sector financiero”, detalló. 

Otra de las líneas de negocio que quiere desarrollar la compañía de paquetería es la logística para cubrir todo el proceso de los envíos. Según el presidente, Correos dispone de unos 6.000 inmuebles, por lo que no sería necesario adquirir la infraestructura.  “Hay muchos clientes que venden online y quieren que almacenemos y empaquetemos los envíos. Esa cadena de valor hay que cumplirla entera y dar ese salto”, aseguró. 

En cuanto a la expansión internacional, en 2019 Correos se extendió a Portugal a través de Correos Express y también abrió una delegación en China. Para 2020 los esfuerzos se centrarán en consolidar los dos destinos pero a largo plazo la compañía tiene en el punto de mira el Sudeste asiático y América Latina. “El Sudeste asiático nos sigue llamando la atención. Es el principal nicho y Latinoamérica supone un espacio natural para Correos porque es receptor natural de paquetería”, concluyó Serrano.

Normas
Entra en El País para participar