IAG elimina el tope en su capital a los accionistas de fuera de la UE y sube un 5% en Bolsa

A dos semanas del Brexit, la compañía quita el blindaje del 47,5% que impuso hace un año ante el riesgo de ruptura abrupta

IAG Brexit
Avión de Iberia

El consejo de IAG ha eliminado "con efectos inmediatos" el porcentaje máximo permitido de accionistas de fuera de la Unión Europea en su capital, una restricción que impuso en febrero de 2019 con el objetivo de blindar los derechos de vuelo de Iberia, Vueling y la irlandesa Aer Lingus ante la posibilidad de un Brexit duro, que pudiera poner en peligro el tráfico en la UE. La normativa europea exige que el porcentaje de accionistas no comunitarios en el capital de las aerolíneas no debe sobrepasar el 50% para mantener los citados derechos. La acción ha subido un 5,27% en Bolsa. 

A dos semanas de que Reino Unido abandone la Unión, IAG ha revertido aquella decisión, según un hecho relevante enviado este viernes a la CNMV. La compañía no relaciona la medida con el Brexit y explica que ahora, "el porcentaje de acciones emitidas de IAG que son titularidad de personas no UE es, según consta en el libro registro de acciones de IAG, del 39,5%". "En consecuencia", prosigue el comunicado, "el máximo permitido se elimina con efectos inmediatos. Se tienen por retiradas y quedarán sin efecto cualesquiera notificaciones de afectación pendientes".

En la actualidad, Qatar Airways es el principal accionista de IAG con el 21,43% del capital, según los registros de la CNMV.  Le sigue el fondo Capital Research con un 10%, y Europacific (5,26%). 

El consejo de administración de IAG "seguirá vigilando el porcentaje de participación accionarial de personas no UE". El artículo 11 de los estatutos de IAG "autoriza al consejo a volver a imponer el máximo permitido en cualquier momento en que sea necesario". 

En febrero de 2019, cuando se impuso el blindaje en el capital, la posibilidad de un Brexit duro estaba sobre la mesa. Ahora, el escenario es diferente: el 31 de enero, Reino Unido saldrá de la UE pero habrá después un periodo de transición para fijar acuerdos comerciales y otros flecos de la relación entre Londres y el resto de socios comunitarios, como las conexiones aéreas entre las islas y Europa. La fortaleza de Boris Johnson en el Parlamento, tras las elecciones celebradas en noviembre, hace prever intensas negociaciones y que si se alcanza un acuerdo con Bruselas, será refrendado por los diputados conservadores.    

Normas
Entra en El País para participar