¿Qué supone para la pyme el cierre de un año y el comienzo de otro?

Gestiones, contabilidad, nuevos retos, ¿cómo es el final de un año y el principio de otro para la pequeña y mediana empresa?

cierre año pymes

Cuando una empresa cierra año y comienza uno nuevo se enfrenta a un momento de transición y de establecimiento de nuevas estrategias. Además de las gestiones y la contabilidad que toda empresa debe llevar a cabo, surgen cuestiones como la necesidad de una digitalización de los procesos y la adaptación a las necesidades de los clientes. Desde Territorio Pyme hoy hablamos con Bernat Ripoll, cofundador y coCEO de Holded, para que nos explique cómo es el cierre de un año en una pyme y qué consejos les da para enfrentarse a este 2020 de la mejor manera posible.

1. ¿Qué supone el cierre del año para un autónomo o una pyme?

Cerrar el año para cualquier negocio es un dolor de cabeza, especialmente en el área de la contabilidad y las métricas del negocio. Cualquier empresa necesita saber cómo ha ido el año para poder establecer nuevos retos, mejoras o ajustes y así garantizar un negocio próspero.

El problema en el que las pymes invierten más tiempo en solucionar es el cierre contable, la mayoría llevan la contabilidad en un programa externo al de su negocio y por eso a veces es difícil de entenderla, sobre todo al cerrar el año cuando debemos regularizar cuentas y necesitamos más que nunca el contexto de la información para poder entender a qué hace referencia cada asiento.

Precisamente, éste es uno de los puntos que resolvemos desde Holded, ya que la contabilidad se genera automáticamente a partir de todas aquellas transacciones que la empresa realiza en su día a día y por tanto el usuario tiene una trazabilidad completa de la información. En este sentido, las empresas usuarias de Holded disponen de su contabilidad actualizada al cierre del año y si quieren revisar algo, en pocos clicks son capaces de entender a qué hace referencia cada asiento, reduciendo los esfuerzos invertidos en el cierre del año en más de un 90%.

2. ¿A qué retos se enfrentan cada vez que empieza un nuevo año?

Lo primero es tener un buen cierre del año anterior, ya que sin ello es muy difícil saber cuáles van a ser los retos para el siguiente año. Es especialmente importante saber el importe de ventas, gastos, el beneficio, así como cierta información financiera: cuánto dinero nos deben los clientes, cuánto dinero debemos a proveedores y cuánto dinero tenemos en caja. Luego, podemos querer saber muchas otras métricas para tratar de mejorarlas en el siguiente ejercicio, pero con el resumen anterior podemos planificar cuánto queremos crecer en ventas, establecer los nuevos presupuestos de gasto, así como tener un buen plan de tesorería que garantice que podremos tener el dinero suficiente para realizar todo aquello que queremos hacer.

3. ¿Qué dirías que es lo más difícil a la hora de montar un nuevo negocio? ¿Y para mantenerlo?

Lo más difícil es empezar a hacer una planificación. Como todavía no tenemos ventas ni gastos, es muy difícil hacer previsiones y por tanto saber qué podemos esperar que pase. Pero lo más importante es que cuando la rueda del negocio empiece a girar tengamos toda la información bien almacenada y accesible para que cada año sea más fácil hacer previsiones y poner objetivos.

4. ¿Están concienciadas las pymes ante la necesidad de la digitalización? ¿En qué crees que las puede ayudar incorporar mejoras en este sentido?

En parte sí, pero queda mucho por hacer. El problema número uno de las Pymes es la gestión del tiempo. Son equipos pequeños con muchas cosas que hacer y es difícil priorizar. Normalmente las Pymes piensan a corto plazo y por tanto la digitalización es una asignatura pendiente, a no ser que suponga un problema inmediato. Hoy en día plataformas como Holded ponen la digitalización del negocio al alcance de todas las Pymes, por lo que el aspecto económico ya no es un problema, así que volvemos de nuevo al factor del tiempo. Educar y formar a las Pymes en las estrategias a largo plazo es beneficioso para todos, de esta forma pueden entender que la inversión del tiempo hoy, puede retornar beneficios a medio y largo plazo; como por ejemplo, digitalizar la empresa hoy, nos permitirá ahorrar tiempo, controlar mejor los costes y vender más, el día de mañana.

5. ¿Qué consejos se les puede dar a una pyme para poder adaptarse a la actualidad?

Invertir en tecnología. Creo que hay una repetición de procesos muy común en las pyme que puede mejorarse de forma considerable repensando cada uno de esos procesos, buscando la forma en la que la intervención humana se reduzca a las decisiones más importantes para dejar de invertir horas y recursos en tareas repetitivas que no aportan valor.

6. ¿Cómo consideras que evolucionará la pyme en los próximos años?

La penetración de la tecnología en el ámbito personal y profesional es todavía, pese a lo que nos pueda parecer, muy incipiente, de forma que todavía queda mucho por hacer y hay mucho por venir. Las empresas que no se adapten a esta evolución quedarán, con el tiempo, fuera del mercado ya que, cada vez más, la tecnología permite ahorrar costes y maximizar las ventas, y por tanto aquellas empresas que no adopten las tecnologías adecuadas competirán en muy diferentes condiciones a las del mercado, haciendo prácticamente imposible su supervivencia.

Normas
Entra en El País para participar