Sánchez creará un Ministerio de Seguridad Social, Inclusión y Migración

La gestión del empleo y de las pensiones se separa por primera vez

Manifestación de pensionistas frente al Congreso de los Diputados.
Manifestación de pensionistas frente al Congreso de los Diputados.

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez parece decidido a segregar las competencias de Trabajo de las de la Seguridad Social en distintos ministerios. Así, tras confirmar ayer La Moncloa que Yolanda Díaz será la ministra de Trabajo, dentro del cupo de Unidas Podemos, queda por saber quién estará al frente de un nuevo Ministerio de Seguridad Social, Inclusión y Migración, cuya creación confirman fuentes socialistas.

En cualquier caso, quien dirija este nuevo Ministerio será alguien de la esfera del PSOE, y tendrá en sus manos el departamento ministerial que mueve más dinero, ya que solo la Seguridad Social cuenta con unos ingresos y unos gastos superiores a los 140.000 millones de euros, para el pago de 9,5 millones de pensiones cada mes.

Cabría la posibilidad de que la actual ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, siguiera al frente de la nueva cartera, que tendrán como principal tarea impulsar un acuerdo para reformar las pensiones en el seno del Pacto de Toledo, en el diálogo social y, finalmente, ejecutar legalmente los cambios que se acuerden para el sistema. Otras fuentes no descartaban ayer que este nuevo Ministerio de las pensiones estuviera dirigido por el actual secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, o por Magdalena Valerio.

En principio, el Ministerio de Trabajo se quedará con el Servicio Público de Empleo, cuya labor principal es el reconocimiento de las prestaciones por desempleo, que llevan a cabo funcionarios estatales. Si bien la recaudación de las cotizaciones por paro y el pago de prestaciones y subsidios a los parados lo lleva a cabo la Seguridad Social. Las fuentes consultadas consideran que la separación de los ministerios de Trabajo y Seguridad Social no conllevará problemas técnicos ya que el pago de las prestaciones por desempleo se podría subsanar, por ejemplo, con una encomienda de gestión de Trabajo a la Seguridad Social. Si bien distintas fuentes consultadas del entorno del PSOE y del propio Gobierno creen que la separación de estas dos áreas “no es el mejor mensaje”.

Además, existe un tercer área del sistema de Seguridad Social, la que gestiona las pensiones no contributivas, que está por ver en quien recae, pues hoy depende del Imserso, que a su vez pasará situarse bajo la vicepresidencia segunda de lo social de Pablo Iglesias.

Otra incógnita pendiente es el papel que pueda tener en el ámbito de las pensiones la vicepresidencia de Reto Demográfico (y Transición Ecológica) que dirigirá Teresa Ribera, si bien pese al nombre fuentes oficiales apuntan a que se centrará en la despoblación de la “España Vaciada” más que en el envejecimiento de la población.

Normas
Entra en El País para participar