El Banco Mundial rebaja dos décimas el crecimiento global en 2020

La corrección será mayor en la eurozona: rebaja la previsión del 1,4% al 1%

Banco Mundial
El presidente del Banco Mundial, David Malpass.

El Banco Mundial ha revisado hasta el 2,5% su pronóstico de crecimiento del producto interior bruto (PIB) global para 2020, lo que equivale a una corrección de dos décimas frente a sus previsiones de junio, como consecuencia de la persistencia de riesgos a la baja para la economía, según ha explicado la entidad en su informe bianual Perspectivas económicas globales, publicado a última hora de este miércoles. El organismo estima que el incremento en 2019 fue de un 2,4%, el dato más bajo en una década según su serie estadística.

El Banco Mundial ha rebajado los pronósticos de crecimiento del PIB en todos los horizontes. Así, el aumento de la economía mundial en 2019 habrá sido del 2,4%, dos décimas menos, al tiempo que para 2021 también se ha revisado la previsión a la baja, hasta el 2,6%.

La corrección será mayor en la eurozona, puesto que el Banco Mundial estima que en 2020 crecerá un 1%, frente al 1,4% pronosticado antes del verano.

"El crecimiento en las economías emergentes y en desarrollo probablemente seguirá siendo lento, por lo que los políticos deberían aprovechar la oportunidad para realizar reformas estructurales que impulsen el crecimiento, lo que es esencial para la reducción de la pobreza", explicó la vicepresidenta del Banco Mundial para Crecimiento Equitativo, Finanzas e Instituciones, Ceyla Pazarbasioglu.

El Banco Mundial también alerta de que el crecimiento global se podría reducir "sustancialmente" si se materializan una serie de riesgos a la baja, como un alza en las tensiones comerciales, una ralentización mayor de lo previsto en las principales economías del mundo o inestabilidad financiera en las economías emergentes.

"Los bajos tipos de interés a nivel global ofrecen una protección precaria contra crisis financieras", advirtió el director de Previsiones del Banco Mundial, Ayhan Kose. "La historia de las olas pasadas de acumulación de deuda muestran que tienden a tener finales infelices. En un entorno global frágil, las mejoras políticas son críticas para minimizar los riesgos asociados a la actual ola de acumulación de deuda", apostilló.

Normas
Entra en El País para participar