Paro registrado

El ritmo anual de creación de empleo bajó al 2% en 2019, el menor desde 2013

El número de desempleados descendió en 38.692 personas, lo que supuso el menor recorte desde 2012 y los contratos fijos cayeron un 4% en el año

El ritmo anual de creación de empleo bajó al 2% en 2019, el menor desde 2013 pulsa en la foto

La economía generó 384.373 nuevos cotizantes a la Seguridad Social en 2019, esto supuso un 2% de afiliados más que el año anterior, según los datos publicados hoy por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Se trata de la ganancia de empleo más baja desde 2013, cuando el sistema aún destruía puestos de trabajo. Esto se ha traducido en una clara ralentización del ritmo de creación de empleo que ha perdido un punto desde el 3% con el que cerró 2018.

Si bien, esta desaceleración es perfectamente compatible con la evolución de la economía en general, que el pasado año creció también en el entorno del 2%.

En cuanto al balance anual del desempleo, el número de parados inscritos en las oficinas públicas del Sepe se redujo en 38.692 personas, un 1,21% menos. Esto también supuso el menor recorte del desempleo desde 2012, año en el que aumentó un 9% en el ejercicio, como fruto de la crisis económica. Pese a ello, la cifra total de cotizantes vuelve a superar los 19,4 millones y el número total de desempleados se sitúa en 3.163.605, la cifra más baja de un mes de diciembre desde 2008.

Dicho todo esto, desde el Gobierno hacían hoy un balance muy positivo, por la cuantía del empleo generado –cada día del pasado año se crearon una media de 1.053 empleos– pero, sobre todo, por la mejor calidad de los nuevos puestos, según destacaron los responsables del Ministerio de Trabajo.

“El año pasado ha sido magnífico para la Seguridad Social, porque hemos salido del pozo”, ha dicho hoy el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado. De hecho, avanzó que el sistema recaudó el pasado año 124.022 millones de euros, 9.000 más que el año anterior. Esto supone que los ingresos crecen a un ritmo cercano al 8% internaual, lo que propiciará que el déficit de la Seguridad Social se recorte en 2019 algo más de una décima, que se preveía inicialmente. En 2018, el sistema registró unos números rojos de 17.369 millones, lo que representó un déficit del 1,4% del PIB, tras la revisión que hizo el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Además, Granado destacó que con el máximo histórico de afiliación alcanzado en julio pasado (19,53 millones de cotizantes), “se puede dar por cerrada la crisis en términos estadísticos”. El anterior máximo histórico precrisis fue en julio de 2007 (19,49 millones).

Los datos globales de empleo de 2019 se producen tras la ganancia de 31.659 cotizantes en diciembre, en lo que también ha supuesto el dato más bajo en ese mes desde 2012. Es más, el dato desestacionalizado de diciembre, que refleja mejor la tendencia del mercado indica que el sistema habría ganado solo 8.888 afiliados en este mes. Sin embargo, el dato corregido anual (384.750) casi coincide con la cifra sin ajustes.

El comportamiento del empleo ha tenido un patrón típico de un mes con parte vacacional como es diciembre, con pérdidas de empleo en la construcción (con 25.763 cotizantes menos en el mes) y en la industria (-11.450), donde muchas empresas dan de baja a sus trabajadores en las fiestas navideñas para volverlas a contratar pasadas las vacaciones. Por el contrario, el comercio y la sanidad ganaron 25.422 y 19.231 afiliados, respectivamente.

Pero entre los peores datos conocidos ayer está la cifra de parados corregida de variaciones estacionales, que apenas refleja una disminución de 3.081 desempleados menos en el mes.

En cuanto a la contratación, el balance anual arroja un aumento del 1,8% del número de contratos firmados. Los indefinidos caen casi un 4% al tiempo que los temporales aumentaron un 2,3%. Si bien, desde Trabajo aseguran que si se eliminaran los contratos de emprendedores de 2018, que extinguió el Gobierno socialista, los fijos habrían crecido un 8% en 2019.

No obstante algunos analistas no ven la marcha del empleo de manera tan optimista. Desde Funcas alertan de un fuerte descenso de 229.000 afiliados a finales de este mes de enero. De hecho, precisan que si se eliminan los cuidadores familiares de dependientes, por los que cotiza el Estado, solo se habrían contabilizado 16.400 afiliados más en diciembre “menos de lo previsto y supuso el incremento más bajo de todo el año”.

También desde la patronal CEOE alertaron de “una desaceleración preocupante de la creación de empleo que se viene intensificando desde el mes de julio, no solo por la incertidumbre económica (...) sino también por la crisis de confianza en el ámbito nacional”.

Los empresarios añaden que, en un contesto de enfriamiento de la economía, las medidas económicas y laborales anunciadas de cara al futuro Gobierno “podrían acelerar aún más el deterioro de la economía afectando al empleo”.

 

Normas