Casi cuatro de cada diez trabajadores tienen empleos precarios, según UGT

65 de 100 empleados tienen un contrato indefinido a jornada completa

Una oficina de empleo, en Madrid.
Una oficina de empleo, en Madrid.

De cada 100 trabajadores, 65 tienen un contrato indefinido a jornada completa. Pero de esos 100, 35 afrontan alguna "situación de precariedad", según un estudio que ha publicado este jueves el sindicato UGT.

Dentro de estos últimos, 20 de cada 100 trabajadores cuentan con un empleo precario temporal a jornada completa, 8 con uno parcial indefinido y 7 se encuentran en lo que UGT define como "situación de precariedad laboral extrema" porque soportan un contrato temporal a jornada parcial.

El sindicato denuncia que, aunque la temporalidad y la parcialidad involuntaria están muy extendidas en el mercado laboral español, son las mujeres y los extranjeros (con doble nacionalidad) los que las padecen en mayor medida.

Así, de cada 100 mujeres, solo 58 tienen un empleo indefinido y a jornada completa, mientras que 71 de cada 100 hombres disfrutan de esta misma situación. Además, 9 de cada 100 sufren temporalidad y parcialidad al mismo tiempo, en contraste con la proporción masculina (4 de cada
100).

Por nacionalidad, el 6% de los españoles tienen un empleo precario, frente al 11% que registran los trabajadores con doble nacionalidad. De los españoles de nacimiento, 67 de cada 100 poseen un empleo estable, a diferencia del 51% de los extranjeros.

"La temporalidad en el empleo ha sido y sigue siendo uno de los rasgos característicos del mercado laboral español. La parcialidad, en cambio, es un fenómeno de arraigo más reciente que despega en la segunda mitad de los años 2000 y se ve fuertemente impulsado por la reforma laboral de 2012", advierte UGT.

El sindicato explica que la precariedad y la inestabilidad laboral afecta en mayor medida a las comunidades autónomas con menos recursos, más afectadas por las actividades estacionales (agricultura, turismo, ocio) y con escasa relevancia de las actividades industriales. 

La reforma laboral de 2012

Pese a los buenos resultados que para UGT ha tenido hasta ahora el Plan Director por un Trabajo Digno, el sindicato cree que la situación es "crítica" y que se necesita un cambio en las políticas de regulación para combatir la precariedad y mejorar la calidad del empleo, tanto en el sector privado como en el público.

"La situación de precariedad es generalizada y solo podrá revertirse si se deroga la reforma laboral de 2012, como paso previo a una reforma de mayor calado", subraya el sindicato, que pide además eliminar la contratación temporal y parcial fraudulentas e impulsar la contratación indefinida y a jornada completa.

Ello implica, añade, seguir reforzando la Inspección de Trabajo para combatir la contratación temporal injustificada, el tiempo parcial fraudulento y las horas extraordinarias no pagadas.

De igual forma, aboga por reformar las políticas activas de empleo, de orientación y formación para que no solo se centren en los parados, sino que sean accesibles a todos los trabajadores, especialmente para los que sufren subempleo y precariedad.

Normas
Entra en El País para participar