Interpol lanza una orden de búsqueda contra Ghosn y pide su arresto al Líbano

El expresidente de Renault-Nissan-Mitsubishi exculpa a su familia de su fuga

Carlos Ghosn
El expresidente de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi Carlos Ghosn y su mujer, Carole.

El Gobierno libanés recibió este jueves una circular de la Interpol para detener al expresidente de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi Carlos Ghosn, que huyó de Japón y llegó al Líbano esta semana para evitar ser juzgado en ese país por irregularidades financieras.

El ministro de Justicia en funciones, Albert Sarhan, indicó que la Fiscalía libanesa ha recibido hoy una circular roja de Interpol, que lanzó una orden de búsqueda contra el empresario, según la agencia de noticias estatal libanesa ANN y otros medios locales.

Esa circular solicita a las autoridades arrestar de forma preventiva al fugitivo de la justicia nipona a la espera de extradición, entrega u otra acción judicial similar. Sarhan dijo en declaraciones recogidas por la ANN que las autoridades judiciales competentes, en concreto la Fiscalía General, tomarán "las medidas necesarias", entre las cuales está investigar a Ghosn y estudiarán "las consecuencias legales de estas investigaciones".

Asimismo, indicó que el Líbano y Japón no tienen un acuerdo de extradición y, por ello, va a ser aplicada la ley libanesa; y en el caso de recibir una petición de extradición de las autoridades niponas, el Gobierno libanés estudiaría esta posibilidad en base a las relaciones bilaterales, agregó.

El martes, la Seguridad General libanesa había asegurado que el acusado entró "legalmente" al país árabe, del que tiene la nacionalidad, además de la brasileña y la francesa.

En un comunicado, ese órgano afirmó que "el ciudadano entró al Líbano legalmente y no es necesario tomar ninguna medida o acción (legal) respecto a él o que sea perseguido". La cadena pública nipona de televisión NHK informó hoy de que Ghosn contaba con dos pasaportes franceses y uno de ellos pudo utilizarlo para entrar legalmente al Líbano.

El exdirectivo llegó a Beirut el lunes por la noche en un avión privado, tras haber hecho escala en Turquía, donde se ha abierto una investigación y han sido arrestadas este jueves siete personas por haber facilitado supuestamente su huida.

Ghosn ha asegurado en un comunicado que su familia no ha tenido nada que ver en su huida. "Yo organicé solo mi salida. Mi familia no tuvo ningún papel en absoluto. Ha habido especulaciones en los medios de comunicación sobre que mi mujer, Carole, y otros miembros de mi familia jugaron un papel en mi salida de Japón. Todas esas especulaciones son imprecisas y falsas", subrayó.

Ghosn, de 65 años, estaba en libertad bajo fianza en Tokio desde el pasado 25 de abril, a la espera de un juicio que podría representar para él una larga condena en las cárceles.

Normas
Entra en El País para participar