Un club 'top' fichará un futbolista chino para elevar sus ingresos

La carrera de precios de los derechos de TV se está frenando

Wu Lei (izquierda), del Espanyol, y Georgi Shchennikov, del CSKA de Moscú, en un partido de Europa League celebrado el 12 de diciembre pasado.
Wu Lei (izquierda), del Espanyol, y Georgi Shchennikov, del CSKA de Moscú, en un partido de Europa League celebrado el 12 de diciembre pasado.

 

El talento chino ayudará a un gran club de fútbol a marcar goles en 2020. Los superclubes necesitan nuevas fuentes de ingresos, y contratar a un jugador del gigante asiático, donde hasta 300 millones de personas ven este deporte, podría aumentar las ventas.

Los ingresos de los derechos locales de TV de la Premier League para el período 2019-22 han caído un 10%, la mayor bajada desde que comenzaron a emitirse partidos en directo por la TV de pago, según Enders Analysis. Los ingresos del streaming son inestables. Las ventas de derechos internacionales de la Premier y LaLiga, mientras, crecieron un 35% en el mismo período.

Otro empujón lo dará fichar el jugador adecuado. Basta con mirar al chino Wu Lei, de 28 años: jugó en el Shanghai SIPG antes de incorporarse al Espanyol. Ayudó a atraer a más de 40 millones de espectadores chinos durante un partido en febrero, con solo 12 minutos en el campo. Igualmente, el fichaje de Park Ji-Sung por el Manchester United dio al club un impulso de ventas en el país natal del jugador, Corea del Sur.

El botín de fichar un futbolista chino puede ser muy valioso porque los aficionados de allí suelen seguir a los jugadores por encima de los equipos, por lo que una compra inteligente también impulsaría los patrocinios en el extranjero y la venta de entradas. Es una tentación para asumir el golpe a la reputación que supone alinear a un deportista de menor nivel. Y es más fácil explotar ese bendito mercado comprando un solo jugador que, por ejemplo, un equipo entero. La mayoría de los clubes de la Superliga china son de propiedad estatal y las ventas de entradas y transmisiones son reducidas, así que los equipos son poco rentables.

China será en 2021 sede de la primera edición de la nueva Copa Mundial de Clubes de la FIFA, ampliada a 24 equipos, y quiere convertir su selección en una superpotencia futbolística para 2050. Eso significa que el número de aficionados y las posibles ganancias seguirán creciendo rápidamente. No será de extrañar que clubes como el Real Madrid o el PSG lleven a los jugadores chinos a la cima de las grandes ligas este nuevo año.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías