Operaciones corporativas

Six prevé pagar la opa sobre BME a partes iguales con efectivo, préstamos y bonos

La Bolsa suiza tendrá 18 meses para refinanciar el préstamo puente de 2.843 millones; Credit Suisse lidera la operación como asesor y acreedor

Jos Dijsselhof, consejero delegado de Six.
Jos Dijsselhof, consejero delegado de Six.

Pese a que el camino hasta que se haga con BME se prevé largo, el gestor de la Bolsa suiza, Six, negocia ya con la banca la estructura de la financiación final de la oferta. Planea dividir prácticamente a partes iguales los 2.843 millones de euros (34 euros por acción) que se gastará en comprar la empresa española, entre caja propia, bonos y deuda bancaria, según fuentes del mercado.

Credit Suisse, accionista de Six –junto a UBS controla el 32,5%–, es el encargado de pilotarlo todo. Es el banco asesor, junto a Alantra y Santander, así como el avalista, coordinador del préstamo puente y de la financiación posterior. BBVA es el banco agente, mientras que UBS y CaixaBank participarán en el crédito puente y en la financiación posterior.

BME 35,04 0,46%

Credit Suisse otorgará a Six los 2.843 millones para pagar a los accionistas de BME a través de un préstamo puente de un máximo de 18 meses, según fuentes del mercado. Pero el gestor de la Bolsa helvética no prevé consumir ni mucho menos todo ese plazo para refinanciar el préstamo. De hecho, ya está en pleno diseño de cómo repagará esa cuantía. La previsión inicial es que una parte sustancial del importe se amortice con dinero contante y sonante.

El colchón de liquidez de Six para operaciones corporativas asciende a unos 1.000 millones de francos (unos 900 millones de euros) y además cuenta con otros 500 millones obtenidos de la monetización de su participación en Worldline a través de derivados. Fuentes financieras señalan que, pese a que el efectivo disponible suma 1.400 millones de euros, guardará un remanente.

Los bonos supondrán aproximadamente 1.000 millones de euros y al menos una parte de ellos serán híbridos. Es decir, no tendrán vencimiento y el pago del cupón será discrecional. Su ventaja frente a los bonos sénior es que computan al 50% como capital, lo que ayudaría a preservar la calificación de solvencia de Six, que es de A+, según S&P.

El resto se financiará, según los bocetos iniciales de la estructura de financiación, con un préstamo sindicado a largo plazo. En él participarán, por supuesto, Credit Suisse, junto al resto de los acreedores que están en el crédito puente. La lista de bancos financiadores de esta primera parte de la operación está casi cerrada, aunque todavía puede que se sume alguna gran entidad española más, según las fuentes mencionadas.

Las partes negocian el precio del crédito, mientras vigilan de reojo a Euronext y a sus bancos asesores, por si es necesario ampliar el importe del cheque ante una eventual contraopa. La buena noticia es que los bancos aliados con Six están atados por cláusulas de exclusividad que solo podrían romperse en determinadas circunstancias. De entrada, no podrían cambiarse de bando si contraataca el gestor de las Bolsas de París, Ámsterdam, Lisboa, Dublín, Bruselas y Oslo.

Euronext negocia con BNP Paribas, Natixis y Société Générale para armar una eventual contraoferta. El banco francés liderado en España por Donato González y también Rothschild son quienes llevan la batuta de la estrategia de la empresa que lidera Stéphane Boujnah.

Los más de 50.000 accionistas de BME decidirán

Plazo. El Gobierno dispone de un máximo de 90 días para dar su visto bueno a la oferta de Six. La luz verde, que llegará después de un informe de la CNMV, puede incluir condiciones, como un periodo extra de blindaje a los cuatro años pactados en los que se mantendrán las marcas actuales de BME, sus actividades de negocio, su sede –el Palacio de la Bolsa de Madrid, en la Plaza de la Lealtad–, la localización de oficinas y su estrategia en España. También se pueden tocar temas relativos al empleo y la inversión en el país. Los 56.000 accionistas de la empresa que dirige Javier Hernani, según un documento de BME, deben decidir si esperan a una potencial contraopa o venden ya. Ayer, la acción cerró a 35,34 euros.

Normas