Alemania propone un impuesto europeo sobre transacciones financieras

El gravamen recaudaría un 0,2% de la transacción cuando se compren acciones de empresas valoradas en más de 1.000 millones de euros

El ministro de finanzas alemán, Olaf Scholz, en una imagen de archivo.
El ministro de finanzas alemán, Olaf Scholz, en una imagen de archivo. REUTERS

El ministro alemán de Finanzas, Olaf Scholz, ha presentado a sus homólogos europeos un proyecto de ley para tasar las transacciones financieras que contempla la introducción, de momento en diez países comunitarios, entre ellos España, de un impuesto sobre la adquisición de acciones.

"Por primera vez desde 2011 estamos en un punto en el que podemos alcanzar un acuerdo", escribió Scholz el lunes a los ministros de Finanzas europeos, según informa hoy el diario Süddeutsche Zeitung, que tuvo acceso al proyecto de ley.

La propuesta de Scholz contempla que las personas que adquieran acciones de grandes empresas abonen en un futuro al fisco un impuesto del 0,2% del valor de la transacción.

El impuesto sólo es aplicable a títulos de empresas con un valor superior a los mil millones de euros: éste es el caso de 145 compañías en Alemania.

Esta cifra asciende a más de 500 empresas en el conjunto de los diez estados, que incluyen, además de Alemania, a Bélgica, Grecia, España, Francia, Italia, Austria, Portugal, Eslovenia y Eslovaquia.

Al mismo tiempo habrá excepciones, por ejemplo para las ofertas públicas de empresas para la obtención de capital nuevo y, además, cada país podrá decidir individualmente si quiere tasar fondos de renta variable y productos similares destinados a planes de pensiones privados.

Con el impuesto sobre las acciones, Scholz pretende generar ingresos adicionales de alrededor de 1.500 millones de euros anuales, que quiere destinar en su mayor parte a financiar la mejora de las pensiones mínimas.

Tras la gran crisis financiera de 2008/2009, los gobiernos europeos prometieron a los ciudadanos en 2011 tomar medidas pertinentes para que no fuera necesario nunca más un rescate de bancos millonario; sólo en Alemania, los contribuyentes perdieron más de 70.000 millones.

La idea es que especuladores financieros paguen en un futuro impuestos cuando negocien con productos financieros de gran riesgo.

El objetivo del impuesto sobre transacciones financieras busca que los bancos y las bolsas contribuyan a la financiación de la deuda y a una mayor justicia.

En su escrito, Scholz pide a los ministros que den su aprobación al proyecto de ley, para que el impuesto pueda entrar en vigor a partir de 2021. 

Normas
Entra en El País para participar