Las dudas de la coalición alemana frenarán el impulso de Bruselas

La derrota del ministro de Finanzas, Olaf Scholz, en las primarias socialdemócratas es un nuevo obstáculo para Merkel

Norbert Walter-Borjans y Saskia Esken celebran su victoria en las elecciones al coliderazgo del Partido Socialdemócrata alemán.
Norbert Walter-Borjans y Saskia Esken celebran su victoria en las elecciones al coliderazgo del Partido Socialdemócrata alemán. REUTERS

Los problemas de Berlín crearán problemas en Bruselas. La coalición de Gobierno de Angela Merkel parece tambalearse. La política interior distraerá a la mayor economía de la UE de importantes proyectos de reforma diseñados para hacer que la región sea más competitiva y resistente a las crisis.

Los socialdemócratas desairaron el sábado al ministro de Finanzas Olaf Scholz y a su compañera de fórmula, Klara Geywitz, y en su lugar eligieron como colíderes a Saskia Esken y Norbert Walter-Borjans, que defienden subir el salario mínimo, más flexibilidad fiscal y otros anatemas para los democristianos de Merkel. Si no hay consenso, es probable que caiga el Gobierno. Las opciones de Merkel son seguir adelante en minoría, intentar formar una nueva coalición o convocar elecciones anticipadas en 2020. Cada escenario tiene sus inconvenientes.

La brecha cada vez mayor entre los principales partidos apunta al bloqueo político interno, especialmente si hay un Gobierno en minoría. Pero a Merkel le resultará difícil formar una nueva alianza en el Parlamento actual. Y las elecciones anticipadas pueden no resolver el problema. Según los sondeos, la única combinación de partidos que tendría cómodamente más del 50% del voto popular incluye a los democristianos, los liberales y los Verdes. Los dos primeros son fiscalmente conservadores, mientras que los Verdes quieren gastar más para reducir la huella de carbono de Alemania.

La incertidumbre alemana llega en un mal momento para la nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, que fue ministra de Merkel, y que apoya la unión bancaria. El proyecto siempre se ha enfrentado a muchas dificultades, ya antes de la derrota de Scholz.

Podrían aplazarse otras cuestiones que deberían de abordarse durante la presidencia alemana del Consejo Europeo en el segundo semestre de 2020, como el presupuesto de la UE y la unión de mercados de capitales. La incierta política interior de Alemania frenará el impulso reformista de la nueva Comisión antes de que esta tenga la oportunidad de arrancar.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías