Una oportunidad para el turismo español tras la caída de Thomas Cook

El nuevo turoperador de Easyjet nace con volumen suficiente como para convertirse en un jugador clave en la reordenación del mapa turístico

El horror vacui que provocó el estrepitoso colapso del turoperador Thomas Cook en todo el sector turístico no ha durado demasiado tiempo. Solo dos meses después del tsunami que desencadenó la quiebra de la histórica compañía británica ya existe un ambicioso proyecto en marcha con el fin de tratar de aprovechar, en un clásico movimiento propio de un sano sistema de mercado, el hueco dejado por el derrumbe. EasyJet Holidays, el nuevo turoperador online de Easyjet, ha despegado con fuerza para lograr ese objetivo y todo apunta a que puede convertirse en una oportunidad clave para un mercado turístico español que se ha visto golpeado duramente por el derrumbe de Thomas Cook. Aunque la aerolínea no pretende, al menos de momento, imitar exactamente la idea de negocio de Cook, en el sentido de comprometerse con la reserva de espacio en los hoteles europeos, tal y como hacía el turoperador británico, sí ha inaugurado una web a modo de enorme escaparate de contratación en el que millones de viajeros buscan sus vacaciones y en el que ya están compitiendo las principales plazas turísticas del continente.

Las hoteleras españolas están presentes en la plataforma, inaugurada el pasado miércoles, con cadenas como Meliá, Barceló, Iberostar, Be Live (Globalia) o Eurostars, entre otros, además de un numeroso grupo de hoteles independientes hasta sumar una oferta de 850 establecimientos únicamente en cuanto a ofertas de viaje con salida en Londres y destino España. Todos ellos tienen en común su condición de damnificados por las cancelaciones masivas que produjo el colapso de Thomas Cook.

El nuevo turoperador de Easyjet nace con volumen suficiente como para convertirse en un jugador clave en la reordenación del mapa de contratación turística surgido tras la desaparición del turoperador británico, con una oferta de 5.000 hoteles y el reto de llegar a 20 millones de clientes propios. Para el sector turístico español, que comienza a acusar un incipiente desgaste tras años de crecimiento exponencial y al que contribuye no solo la coyuntura de desaceleración económica, sino también la recuperación y fuerte competencia de los destinos del norte de África, Easyjet Holidays constituye una excelente oportunidad para cerrar el roto abierto por Thomas Cook y seguir llegando a los más de 18 millones de viajeros británicos que eligen los destinos españoles para pasar sus vacaciones. Una cuota de mercado que resulta vital mantener y, si es posible, también aumentar.