Tesco puede salir de Asia con el carrito lleno

Es buen momento para irse antes de que las economías regionales se enfríen aún más

Dave Lewis, CEO de Tesco.
Dave Lewis, CEO de Tesco.

Tesco dice que está considerando vender sus negocios de Tailandia y Malasia. La salida a Bolsa en 2020 de su rival Central Retail, más el interés de pesos pesados locales, hacen que sea buen momento para irse antes de que las economías regionales se enfríen aún más. Si Tesco puede obtener una valoración de 9.000 millones de dólares, como sugiere el WSJ, tiene motivos para alegrarse.

A pesar de la cacareada expansión de la clase media, Asia ha frustrado repetidamente a los gigantes del sector. Carrefour y Casino ya se han ido; Tesco dejó Japón en 2012 y Corea del Sur en 2015, quedándole solo activos en el sudeste, la gran mayoría en Tailandia. Es poco probable que esta venta sea una repetición de la salida de Corea, que terminó con la mayor compra apalancada de la historia de Asia. Los acaudalados magnates tailandeses son compradores más probables. Varios codician desde hace tiempo el negocio de Tesco, entre ellos Dhanin Chearavanont, de Charoen Pokphand, que vendió sus activos a Tesco durante la crisis de Asia de 1997. Otros pretendientes son TCC y el minorista del duty free King Power.

Rivales como Big C, de Central, están apretando a Tesco, pero el negocio asiático de este en 2018 duplicó en margen operativo a la actividad principal de Reino Unido. Sin embargo, Asia genera menos del 10% de las ventas y requiere una fuerte inversión. Tesco puede encontrar mejores usos para su efectivo.

Tailandia no muestra signos de reac­tivación, con un consumo privado deslucido. Malasia también se enfría. Es una buena razón para aprovechar que un rival salga a Bolsa (y fije así el precio de Tesco): Central Retail, que se prepara para hacerlo en 2020, podría recaudar unos 2.000 millones con una valoración de unas 30 veces las ganancias, más del doble del múltiplo actual de Tesco.

Los 9.000 millones que podría valer su negocio asiático son suntuosos para una empresa que generó poco menos de 220 millones en ganancias operativas en su primer semestre. Aun así, los márgenes han mejorado después de un 2018 difícil, y los magnates tailandeses tienen historial de gastar a lo grande. Tesco puede salir con el carro lleno.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías