Coyuntura

ING anticipa dos recortes de tipos de la Reserva Federal en 2020

Rebaja hasta el 1,4% la previsión de incremento del PIB de España el próximo año

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos.
Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos. Efe

El año que viene la economía mundial mantendrá las pulsaciones bajas, con crecimientos globales discretos, según el banco ING. Estados Unidos crecerá por encima del 2%, mientras que la eurozona lo hará por debajo del 1% y China, expuesta a las tensiones comerciales, mantendrá los estímulos fiscales para crecer por encima del 6%. Según este banco, la Fed recortará dos veces los tipos de interés a lo largo del próximo año la primera en el primer trimestre. Así, según ING no durará mucho la pausa que la institución se dio en noviembre para continuar con la rebaja de tipos. Esto, junto con las tensiones de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, marcará el curso económico de los próximos meses. 

Según el banco naranja, la Reserva Federal será clave para reactivar los sectores deteriorados de la economía estadounidense: un sector manufacturero que está en contracción y una inversión empresarial a la baja, indica el banco. Sin embargo, la primera potencia mundial crecerá un 2,4% el año que viene y guiará a la economía mundial gracias a la solidez de su mercado laboral y a la fortaleza del sector servicios. De acuerdo con ING el riesgo de entrar en recesión se ha disipado en los últimos meses por el acercamiento entre China y Estados Unidos, aunque está latente. 

En cuanto al viejo continente, Steven Trypsteen, economista de ING para España y Portugal, señala que la eurozona camina hacia "una japonización" de su economía. El experto ve un calco de los problemas estructurales del país asiático, sobre todo por el envejecimiento de su población activa. La zona euro crecerá según el banco a un ritmo del 0,7% en 2020 y en 2021 llegará al 1%. La economía española, igual que este año, rendirá por encima de la media de países del bloque en los próximos doce meses (un 1,4% en 2020 y una décima más en 2021). Unas estimaciones sustancialmente inferiores a las previstas por el Banco de España, que calcula que el PIB crecerá un 1,7% el año que viene, o el Gobierno (1,8%).

El banco naranja lanza una advertencia: la confianza de los consumidores está en niveles de finales de 2014, y el mercado laboral se ha estancado, sin visos de mejora. ING considera que el futuro Gobierno desistirá en su promesa de aumentar el gasto para cumplir con las exigencias de déficit de la Comisión Europea. 

Ni siquiera China se salva del estancamiento. Trypsteen piensa que el Gobierno chino acelerará las medidas de estímulo con las que ha rebajado la deuda si el país no rebasa un crecimiento del 6%. "El gobierno está invirtiendo en el desapalancamiento con una política fiscal que combata la guerra comercial".

La renta variable como única salida

ING espera que la inflación continúe baja y que el BCE no cambie los tipos más bajos en 2020. Para los bonos soberanos ING pronostica que los beneficios sigan muy bajos. Si a esto se suman unos bonos corporativos que apenas arrojan réditos, el banco naranja solo ve una puerta abierta para los inversores: la renta variable. 

"La solución está en la inversión bursátil, en activos con un riesgo alto, pero con una inversión a largo plazo, esa volatilidad se acaba borrando", concluye Trypsteen.

Normas