La venta del envasado de EE UU puede curar la resaca de AB InBev

Incluso si es minoritaria le ayudaría deshacerse de deuda más rápido

Botes de cerveza Jupiler, marca de Anheuser-Busch InBev.
Botes de cerveza Jupiler, marca de Anheuser-Busch InBev.

Anheuser-Busch InBev tiene la oportunidad de tranquilizar a los inversores un año antes de lo previsto. Está valorando vender parte de su negocio de envasado en EE UU, e incluso una venta minoritaria ayudaría a la mayor cervecera del mundo a deshacerse de deuda más rápido.

Subcontratar parcialmente una parte tan esencial de la venta de cerveza tiene sus riesgos. Las firmas de capital riesgo, a las que ya está sondeando Deutsche Bank, pueden tener opiniones diferentes sobre la estrategia. Y depender de una empresa externa para el embotellado y el enlatado puede exponer a AB InBev a costes más altos. Una fuente cercana cuenta que eso es lo que pasó después de que Heineken vendiera su negocio de envasado en México por 1.200 millones de dólares en 2014.

Mantener una participación significativa puede ayudar a proteger a la cervecera belga. Su unidad de embalaje con sede en San Luis (Misuri) está valorada entre 5.000 y 6.000 millones, según una fuente. Una venta minoritaria o una joint venture que recaudó alrededor de 750 millones ya reduciría la deuda neta, según las estimaciones de los analistas compiladas por Refinitiv, a alrededor de 51.000 millones. Eso es menos de 2 veces el ebitda de 2022, un año antes de cuando había planeado alcanzar esa meta el consejero delegado, Carlos Brito. Y Brito conservaría el control.

Traspasar las 2 veces el ebitda podría hacer que la cervecera de 133.000 millones de dólares vuelva a gozar de la buena voluntad de las agencias de rating. El año pasado, Moody’s la despojó de su calificación A porque no estaba desapalancándose lo suficientemente rápido, y los planes para reducir la deuda mediante una salida a Bolsa de su negocio en Asia fueron inicialmente bien recibidos por los inversores: las acciones subieron casi un 4% el día que se conoció la noticia.

La venta de una parte mayor de las operaciones podría incluso liberar algo de dinero para la adquisición de negocios que ayudarían a revitalizar los ingresos de AB InBev, que están en dificultades. La inacción parece una opción peor que dar el paso.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías