Cómo proteger su cartera de los acontecimientos políticos

Tanto si es Brexit como Grexit, la diversificación global es una estrategia clave para mitigar este tipo de riesgos

Cómo proteger su cartera de los acontecimientos políticos

La mala planificación de un político es la mayor amenaza para la prosperidad económica? Puede que sí, pero la estrecha relación entre política y economía ha perdurado a lo largo de la historia. Las consecuencias de las políticas en el rendimiento económico existen desde la antigua Roma: una potencia económica destruida por la arrogancia política y la búsqueda de la hegemonía. La pregunta que los inversores suelen preguntar es: ¿cómo pueden protegerse de la ira de los mercados financieros cuando ocurren cambios en política? Y más importante aún, ¿pueden beneficiarse de este tipo de acontecimientos?

La agitación en el mercado causada por los acontecimientos políticos es una realidad interminable. Afortunadamente, los inversores disponen de dos herramientas muy efectivas para hacer frente a estos riesgos políticos: la diversificación geográfica y la gestión de divisas. El problema aparece cuando los inversores no son capaces o no desean hacer uso de estas herramientas. Una cartera de valores diversificada, huyendo de la inversión en lo que meramente se conoce y se controla (home bias), limitará la exposición del inversor a los acontecimientos políticos impredecibles e idiosincrásicos. Por otra parte, la gestión activa de divisas puede usarse para identificar riesgos asimétricos y generar ganancias sorprendentes. Combinando estas técnicas los gestores pueden proteger a los inversores de la gran mayoría de crisis políticas.

El carácter imprevisible de las políticas hace difícil proteger las carteras de inversión de sus daños colaterales. Estos daños colaterales son, por definición, riesgos idiosincrásicos, e intentar anticiparlos es inútil. Afortunadamente, la literatura académica no podría ser más clara en la forma apropiada de lidiar con estos riesgos idiosincrásicos: la diversificación. En la mayoría de los casos, el impacto de los acontecimientos políticos en el rendimiento de la inversión está altamente localizado; afectando solo a las ganancias de un tipo de activos específicos en determinados países. Así, los riesgos políticos son manejados de forma más efectiva con la creación de carteras de inversión realmente diversificadas a nivel global en lugar de tener un enfoque regional.

Incluso aquellos inversores que reclaman invertir a nivel mundial, a menudo inclinan su cartera de inversión hacia el mercado local, habitualmente motivados por la percepción de una ventaja por la familiaridad. En 2019 la asignación media de las acciones en renta variable de Reino Unido en el sector IA Mixed Investment 20-60% fue del 17,8%, pero el Reino Unido solo representa el 5,8% del índice MSCI All Countries World. Esto aumenta la concentración de la cartera, reduce la diversidad y aumenta la exposición a los riesgos políticos locales. Nosotros no abogamos por tener un sesgo nacional y sugerimos en su lugar la creación de carteras de inversión con una exposición global real. Tanto si es Brexit o Grexit, si se produce una caída de las commodities o una crisis de divisas, la diversificación global es clave para mitigar los riesgos políticos.

A pesar de que la mayoría de los acontecimientos políticos no pueden anticiparse, algunos tienen largos plazos de ejecución, aspecto que permite a los inversores prepararse. La salida de Reino Unido de la Unión Europea es un ejemplo perfecto, pues todos los inversores conocen el resultado del referéndum de Reino Unido. La pregunta es, ¿cómo deberían haber reflejado este conocimiento en el posicionamiento de su cartera? La gestión activa de la exposición a divisas puede ser una poderosa herramienta.

Mientras algunos inversores pueden seguir una política estándar de todas las posiciones, considerando las divisas como un activo de importancia secundaria por el tipo de retornos, esto puede ser nada más lejos de la realidad.

¿Cómo pueden los inversores usar la gestión activa de divisas en su beneficio para anticiparse a un acontecimiento político? Una opción es identificar este tipo de acontecimientos. En el caso de las elecciones, los inversores podrían estimar los resultados y especular sobre las divisas consecuentemente. Sin embargo, esto depende de la consistencia y la precisión en la estimación de los resultados, algo que es más fácil decir que hacer. En las elecciones presidenciales de Estados Unidos, el referéndum de Cataluña o el Brexit pocas encuestas anticiparon correctamente siquiera uno de los resultados.

Los inversores más sofisticados adoptarán un enfoque diferente. Se focalizarán en identificar oportunidades que representan riesgos asimétricos como mercados con grandes ventajas e inconvenientes reducidos. Por ejemplo, antes de la votación del Brexit en Reino Unido había dos posibles resultados: que el Reino Unido votase para quedarse en la Unión Europea y la libra se mantuviese sin cambios, o que el Reino Unido votase salir de la Unión Europea y que el valor de la libra cayese significativamente, como finalmente lo hizo. Este es un ejemplo perfecto de riesgo asimétrico. El potencial inconveniente de implementar una cobertura de divisas fue prácticamente cero, mientras que las ventajas fueron muy atractivas. La gestión activa de divisas puede añadir valor real a través de la identificación e implementación de estrategias como esta.

Hugo Thompson es Multi Asset Product Specialist en HSBC Global Asset Management