El Manchester City mejora su plantilla... fuera del terreno de juego

El capital privado Silver Lake, que ha comprado el 10% del dueño del club, mete así el pie en los eSports y en Asia

Manchester City-Shakhtar Donetsk de Champions, el martes.
Manchester City-Shakhtar Donetsk de Champions, el martes.

El Manchester City ha reforzado su plantilla... fuera del terreno de juego. El capital privado estadounidense Silver Lake va a comprar una participación del 10% por 500 millones de dólares (450 millones de euros) en el dueño del club, City Football Group, valorando este conglomerado internacional de fútbol en unos 4.800 millones de dólares (4.400 millones de euros) de récord. Pero la Premier League no será suficiente para satisfacer los objetivos del negocio de compras apalancadas.

Silver Lake hace aquí de inversor de fase tardía. El jeque Mansour Bin Zayed Al Nahyan compró el Manchester City por unos 200 millones de libras (230 millones de euros) en 2008, cuando llevaba tres décadas sin ganar un trofeo significativo. La temporada pasada, el club incorporó los cuatro trofeos nacionales a sus vitrinas. City Football Group en su conjunto, mientras, se ha ampliado para incluir equipos de Nueva York (EE UU), Melbourne (Australia) y Chengdu (China).

Es la segunda vez que la realeza de Abu Dábi trae dinero fresco. En 2015, vendió una participación del 13% a un grupo liderado por China Media Capital, dejando una valoración del club de 3.000 millones de dólares (2.700 millones de euros). También ha invertido 1.700 millones de dólares (1.500 millones de euros) en el City a lo largo de la década. Los lucrativos acuerdos de patrocinio con empresas del Golfo han ayudado a financiar los jugadores y el crecimiento, pero también han provocado una investigación de la UEFA (la Federación Europea de Fútbol) que podría salir cara.

Aun así, Silver Lake, más conocido por sus inversiones en tecnológicas como Dell Technologies, tiene grandes esperanzas. City Football Group queda valorado en siete veces los ingresos del Manchester City en el ejercicio que terminó en junio. Añádase la estimación de Forbes de 45 millones de dólares (41 millones de euros) de beneficios del resto de equipos del grupo, y el múltiplo cae más cerca de las seis veces. Su rival Manchester United, que cotiza en la Bolsa de Nueva York, lo hace a tres veces sus ingresos, mientras que World Wrestling Entertainment (empresa de lucha libre) lo hace a cinco veces.

La mayoría de los equipos de fútbol profesional llevan mucho tiempo fundiendo más dinero del que generan. Es poco probable que los derechos de radiodifusión sigan creciendo a su ritmo vertiginoso actual. En lugar de eso, pueden hacer falta nuevas fuentes de ingresos. El streaming digital podría dar sus frutos algún día, al igual que los videojuegos de competición o eSports. City Football Group es inversor ancla en un fondo de capital de riesgo deportivo de 115 millones de dólares (105 millones de euros).

Su estructura multiclubes también significa que Silver Lake pone un pie en los mercados futbolísticos incipientes, como China. La firma de capital privado ya apoya la Ultimate Fighting Championship (artes marciales mixtas) estadounidense y, según varios medios, está husmeando los New York Knicks de baloncesto y los New York Rangers de hockey sobre hielo. El fútbol podría ser un partido financiero igual de largo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías