Los Agnelli están listos para adelantar a los Peugeot con la fusión FCA-PSA

En los últimos cinco años, el ‘holding’ de los franceses ha superado al de los italianos

El presidente y CEO de Exor, John Elkann.
El presidente y CEO de Exor, John Elkann.

A la larga todos estaremos muertos, decía el economista británico John Maynard Keynes. Los inversores de Exor o de la Société Foncière Financière et de Participation (FFP) podrían no estar de acuerdo. Las acciones de los holdings familiares multigeneracionales Agnelli y Peugeot han superado al mercado de la zona euro en su conjunto en la última década. Mientras ambas dinastías industriales negocian para fusionar sus fabricantes de automóviles, los mayores ahorros que supondrá para Fiat Chrysler Automobiles deberían permitir a los italianos recuperar su ventaja histórica sobre los franceses.

Exor está liderado por John Elkann, el descendiente de Agnelli cuyo vehículo de inversión tiene una participación del 29% en Fiat, que está negociando una combinación de 47.000 millones de dólares con Peugeot, en la que los descendientes de los fundadores del fabricante de automóviles tienen una participación del 12% a través de FFP.

En los últimos cinco años, FFP, creada cuatro décadas después de que Peugeot introdujera su primer coche de gasolina en 1890, ha superado al holding italiano fundado por el pater familias Gianni. La rentabilidad total de FFP, incluidos los dividendos, asciende a una ganancia del 147%, es decir, 33 puntos porcentuales mejor que la de Exor.

Si damos un paso atrás, los Agnellis disfrutan de derechos históricos para presumir: el bastante respetable retorno de FFP en los últimos diez años, del 203%, palidece frente al 476% de Exor. Eso refleja las suertes relativamente opuestas de sus compañías automotrices. En 2009, Sergio Marchionne diseñó la compra de la quebrada Chrysler por parte de Fiat y se puso a trabajar para cambiar las cosas. Peugeot se estancó y necesitó una inyección de capital en 2014 antes de que el CEO Carlos Tavares llevara a cabo su cambio de rumbo, seguido de la compra de la rama europea de General Motors.

Exor, que también es propietaria de Ferrari y de la aseguradora PartnerRe, tiene ahora la oportunidad de volver a ponerse por delante. Desde que se anunció la fusión Fiat-Peugeot, sus acciones han subido una décima parte, lo que refleja el aumento del valor de Fiat, en comparación con un descenso del 11% en el caso de FFP, que tiene participaciones en el fabricante de motores a reacción de aviones Safran, la empresa de capital riesgo Tikehau Capital y otros negocios.

Dado que los inversores de Peugeot transferirán en la práctica, según nuestros cálculos, unos 3.700 millones de euros al dueño de Jeep, eso refleja que la mayor parte de los beneficios previstos de la operación serán para Fiat.

De cualquier manera, invertir a largo plazo en estos grupos ha dado sus frutos: ambas empresas familiares han duplicado, como mínimo, la rentabilidad del Euro Stoxx Index en los últimos cinco y diez años. Sin embargo, la astucia de Elkann puede ayudar a FCA a superar a su tradicional rival. Y, según otra métrica, ya lo ha hecho. Exor cotiza con un descuento del 20% respecto a la suma de sus partes. El de FFP es el doble.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías